Los votantes estadounidenses van a las urnas este martes, en unos muy reñidos comicios en los que está en juego el control del Congreso.

Los 435 puestos de la Cámara de Representantes, 34 escaños en el Senado y 36 gobernaciones de estado están siendo disputadas en el proceso electoral.

La campaña ha sido particularmente intensa debido a que las encuestas indican que menos de 10 candidaturas al senado y algunas decenas en la Cámara podrían determinar si los republicanos o los demócratas ganan el control del Congreso.

Los republicanos cuentan con la fuerte popularidad del presidente Bush mientras que los demócratas tienen la esperanza de que el electorado salga de sus casas a votar masivamente.

En muchas mesas de votación fueron colocadas terminales electrónicas sensibles al tacto para evitar el fiasco en el conteo de votos ocurrido en Florida hace dos años.