Arabia Saudita, un aliado clave de Estados Unidos en la guerra contra el terrorismo, dijo que no permitirá que Washington use sus instalaciones en caso de un posible ataque militar contra Iraq.

El ministro de Relaciones Exteriores, príncipe al-Faisal dijo el domingo en CNN que su país cooperará con el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, pero que entrar en la guerra es un asunto diferente.

El príncipe dijo que Iraq ha hecho lo que calificó de una muy clara promesa de que cooperará con las resoluciones de la ONU.

Saddam Hussein dijo el domingo que Iraq está sicológicamente preparado para una guerra con Estados Unidos.