El ex-obispo de la Serena, Francisco José Cox, de 68 años, dedicará el resto de sus días a la oración, la reflexión y la penitencia en un monasterio fuera de Chile. Así lo señala en su edición de este viernes el diario La Tercera de Chile.

La medida es otra consecuencia de su renuncia al obispado de La Serena, en 1997, que ahora se sabe se debió a intensos rumores de desvíos sexuales a raíz de conductas impropias, indica el periódico.

Aunque nunca se le hicieron acusaciones formales, las evidencias sobre su comportamiento llevaron a la Iglesia a alejarlo de labores pastorales, limitándolo a tareas administrativas.