El director de inteligencia de Australia, Dennis Richardson, informó que está confiado en que la red terrorista al-Qaida estuvo involucrada en los mortales ataques con bomba en la isla indonesia de Bali este mes.

El funcionario dijo que también está seguro que los australianos serán objeto de más ataques. Unos 90 de los casi 200 muertos en las explosiones de Bali eran australianos.

Mientra tanto, un grupo de libertades civiles de Australia calificó como una campaña publicitaria una serie de incursiones en casas de musulmanes. Pero funcionarios dijeron que las incursiones estaban dirigidas a encontrar gente que puede estar conectada con Jemaah Islamiyah, el grupo vinculado a al-Qaida que se sospecha tuvo que ver con las explosiones en Bali.