La Casa Blanca indicó que el presidente Bush recibió advertencias de los organismos de inteligencia estadounidenses antes de los ataques del 11 de septiembre de que terroristas vinculados a Osama bin Laden y su red al-Qaida podrían secuestrar aviones comerciales de Estados Unidos.

Sin embargo, el vocero presidencial Ari Fleicher, dijo que los informes de inteligencia carecían de información específica sobre misiones suicidas o secuestros utilizando aviones para destruir importantes edificios.

Fleisher indicó que la amenaza de secuestro llevó a que la administración Bush pusiera en alerta máxima a las agencias policiales.

Informes de prensa estadounidenses citan a un portavoz de la CIA, según el cual, la agencia rutinariamente brinda información citando la posibilidad de que al-Qaida pueda tratar de atacar los intereses de Estados Unidos y específicamente menciona secuestros como una potencial amenaza terrorista.