Influyentes miembros del Congreso de Argentina se comprometieron el martes a acelerar la modificación de dos leyes que exige el FMI, para reiniciar la ayuda financiera al país sudamericano, en medio de la peor crisis política y económica de su historia.

Tras una maratónica jornada de sesiones, un grupo de ministros logró persuadir a los legisladores del oficialista Partido Justicialista o peronista, que respalden la “Ley de Quiebras”, en tanto los diputados oficialistas intentarían destrabar la “Ley de Subversión Económica”.

En el caso de la ley de quiebras, el FMI requiere que sea modificada para que se reinstaure el sistema por el cual los acreedores de una empresa en quiebra, puedan quedarse con los activos del deudor.