Los precios de bienes de consumo en Estados Unidos se elevaron en abril al ritmo más rápido de los últimos 11 meses, en medio de abruptos incrementos de los combustibles y de productos derivados del tabaco.

El Departamento de Trabajo informó que los precios de los bienes de consumo se elevaron en 0,5 por ciento. Si los volátiles sectores de alimentos y combustibles se excluyeran, los precios de los bienes de consumo se hubiesen elevado en 0,3 por ciento.

Aún así, la mayoría de los economistas afirma que no esperan que la inflación se convierta en un problema en los próximos meses, debido a la competencia entre las empresas y al flujo de importaciones de bajo precio.

Otro informe señaló que los inventarios continuaron declinando en marzo, por décimo cuarto mes consecutivo, indicando que las empresas pronto tendrán que adquirir mercancías para adaptarse a la creciente demanda derivada de la expansión económica.