Una corte federal de apelaciones de Estados Unidos determinó que las universidades y otros institutos de educación superior pueden dar trato preferencial a las minorías, como negros y latinos, siempre que ello no represente cuotas precisas.

La votación de la corte 5 a 4 ratifica las políticas de admisión de la Facultad de Derecho de la Universidad Michigan, según las cuales la acción afirmativa tiene el fin de promover la diversidad racial, étnica e ideológica.

Quienes se oponen al trato preferencial para las minorías, lo llaman discriminación al revés, ya que el hombre blanco a veces está en posición desventajosa para ingresar a la universidad.