Mil bomberos y voluntarios están controlando un incendio forestal en el sur de California. Una flota de aviones está siendo utilizada para apagar las llamas que se desataron el sábado en un terreno escarpado, 50 kilómetros al norte de Los Angeles.

Las autoridades dijeron que el siniestro está controlado en un 60 por ciento, y que esperan sea contenido en su totalidad esta noche a más tardar.

Ha habido pocos daños estructurales, pero funcionarios alertaron que podría tratarse del comienzo de una grave temporada de incendios. Años de sequía en el suroeste y sureste del país han creado condiciones favorables a las llamas.

Otras regiones de Estados Unidos sufren de exceso de lluvia. Tres personas murieron víctimas de tormentas registradas ayer y hoy en el sur estadounidense.