Los guerrilleros Hezbollah del Líbano dicen que continuarán atacando las tropas israelíes en la disputada área de las granjas Sheeba, en la frontera entre Israel y Líbano.

En una declaración, el grupo señaló que no cederá a la presión del secretario de Estado, Colin Powell.

Powell visitó Líbano y Siria este lunes, e instó a sus gobiernos hacer lo posible para que el grupo Hezbollah detenga sus ataques. Siria e Iran son los principales auspiciadores del grupo que ha prometido expulsar a Israel de las granjas Sheeba.

El Hezbollah comenzó sus casi diarios ataques después de que Israel inició su ofensiva militar en Cisjordania el 29 de marzo. Tel Aviv ha respondido a los ataques con fuego de artillería e incursiones aéreas en el sur del Líbano, alentando los temores de que se extienda el conflicto en el Medio Oriente.