Enfrentados a una enorme presencia policial, manifestantes islámicos de oposición cancelaron una marcha que se había planeado ante la embajada de Israel, en Amman, la capital de Jordania.

Un vocero de los activistas señaló que la marcha fue suspendida para proteger las vidas de los civiles.

Funcionarios jordanos ya habían desplegado un enorme número de policías para detener la protesta y cerrar todas las calles que conducen a la Embajada.

La agencia Associated Press citó a un funcionario jordano señalando que el gobierno se oponía a la marcha por temor a que se tornara violenta.

Miles de manifestantes pro palestinos marcharon en Jordania desde que Israel comenzó su ofensiva militar en Cisjordania, hace dos semanas. Las protestas resultaron en la muerte de por lo menos un civil.