El ex presidente de Nicaragua, Arnoldo Alemán, censuró los cargos de corrupción en su contra, y los describió como un intento por desestabilizar el país.

Alemán, quien ahora preside la Asamblea Nacional, y siete ex asesores, han sido acusados de desviar más de mil 300 millones de dólares en fondos del gobierno.

El ex gobernante ha negado cualquier mala acción durante su período en el cargo entre 1997 y enero de este año. Alemán también dijo a la prensa nicaragüense que no renunciará a su inmunidad para ser enjuiciado.

Las autoridades indicaron que la investigación se centra en un contrato que hubiera permitido al canal de televisión 6 de Managua, trasmitir los programas de TV Azteca de México.