Handout picture released by the Peruvian Presidency showing President Martin Vizcarra arriving to give a statement in Congress…
El presidente Martín Vizcarra llaga para dar una declaración en el Congreso donde enfrentaba un juicio político, en Lima, el 18 de septiembre de 2020.

El presidente de Perú, Martín Vizcarra, no será destituido por el Congreso, ya que sus adversarios no lograron los votos necesarios para destituirlo en la noche del viernes.

Después de un debate de 10 horas en el parlamento, en el que mandatario presentó su alegato al inicio del día, apenas 32 legisladores votaron a favor de la destitución, 78 en contra y 15 se abstuvieron, por lo que la moción fue archivada.

Los adversarios de Vizcarra necesitaban 87 votos, de un total de 130, para cesar al popular gobernante.

“No ha sido aprobado el pedido de vacancia, en consecuencia pasa al archivo”, declaró tras la votación el jefe del Congreso, el opositor Manuel Merino, quien habría asumido el poder si hubiese prosperado el juicio contra Vizcarra, que él promovió.

El proceso de destitución por “incapacidad moral”, iniciado hace apenas una semana, generó gran incertidumbre en el país andino, en medio de la pandemia del nuevo coronavirus y la recesión económica.

Vizcarra, ingeniero de 57 años, había sido acusado de instigar a dos asesoras a mentir en una investigación sobre los cuestionados contratos de un cantante, según unos audios filtrados.

Peru to vote on presidential ouster, in Lima
El presidente Vizcarra testifica ante el Congreso: "No me esconderé"
El audio del escándalo fue difundido hace ocho días por un legislador y, poco después, el presidente peruano ya estaba inmerso en un proceso de moción de vacancia.

De acuerdo con lo publicado por la agencia de noticias AFP, Vizcarra debe gobernar hasta el 28 de julio de 2021. Las elecciones presidenciales y legislativas están convocadas para abril de 2021.

Más de 70 parlamentarios hablaron durante el debate previo a la votación.

Según el medio local El Espectador, el mandatario había pedido a inicios de la semana al Tribunal Constitucional que las causales fueran definidas como“incapacidad moral” y que se procediera a la suspensión del juicio político, argumento que fue rechazado por la alta corte.

El audio del escándalo fue difundido hace ocho días por un legislador y, poco después, el presidente peruano ya estaba inmerso en un proceso de moción de vacancia.