Durante una semana desde inicios de 2020 la isla de Puerto Rico se ha visto sacudida por fuertes temblores de tierra, con pérdidas materiales que aún hoy son incalculables.
Durante una semana desde inicios de 2020 la isla de Puerto Rico se ha visto sacudida por fuertes temblores de tierra, con pérdidas materiales que aún hoy son incalculables.

Un terremoto de 5,2 grados de magnitud rompió las paredes y derribó las líneas eléctricas en Puerto Rico el viernes cuando la isla caribeña se recuperó de su peor terremoto en más de un siglo el martes.

El último temblor tuvo lugar a las 6:26 p.m. (5:26 p.m.EST), con su epicentro a unos 4 km (2.5 millas) de Indios en la costa sur de la isla, informó el Servicio Geológico de EE.UU.

 

Los residentes locales publicaron tuits que mostraban daños por el terremoto, que uno describió como "súper fuerte".

 

El temblor siguió al terremoto de magnitud 6.4 del martes que mató al menos a una persona, destruyó o dañó unas 300 casas y dejó sin electricidad en toda la isla, dijo la agencia Reuters.

Según la Red Sísmica de Puerto Rico, el evento ocurrió en la latitud 17.8 y la longitud 66.84, con una profundidad de 9 kilómetros, a 6.89 kilómetros de Guánica, informó El Nuevo Día.

La intensidad máxima, indicó el rotativo local, fue de VI en Ponce.

El director interino de la Red Sísmica, Víctor Huérfano, alertó que "es importante que la gente entienda que esto es parte del proceso de reacomodo del terremoto del martes. Esto va a continuar por varios días más", sostuvo a El Nuevo Día.

Un un reporte de la cadena CNN informó que muchos de los residentes han decidido pernoctar en sus automóviles y en las calles por temores evidentes de otras sacudidas.