A woman places balloons with the colors of the Colombian national flag at Bolivar Square in Bogota, on October 2, 2020 during a…
Globos con los colores de la bandera nacional de Colombia en la Plaza Bolívar, el 2 de octubre de 2020, durante un acto simbólico del cuarto aniversario del referéndum realizado para ratificar un histórico acuerdo de de paz entre el gobierno y las FARC.

BOGOTÁ - En su más reciente informe sobre la Misión de Verificación de la ONU en Colombia, el  secretario general de las Naciones Unidas, Antonio Guterres, señaló las prioridades que deben tener las autoridades y organismos nacionales para implementar los acuerdos e hizo un balance del proceso de paz.

El secretario manifestó el jueves que la prioridad para el 2021 es la seguridad de "excombatientes, comunidades afectadas por el conflicto y líderes sociales y los defensores(as) de los derechos humanos".

Según el informe, desde que se firmó el acuerdo de paz, han sido verificados 248 asesinatos (incluidas seis mujeres) de excombatientes.

El secretario general Guterres manifestó que las zonas de frontera son un punto crítico para que grupos disidentes de las FARC-EP aprovechen la poca presencia de las autoridades y ataquen a los excombatientes. 

El informe también resalta el trabajo de la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP) "para reforzar medidas estipuladas en el Acuerdo de Paz para la protección y seguridad de excombatientes" y dice que el gobierno informó que "asignó aproximadamente 13.500 millones de pesos a la Unidad Nacional de Protección (UNP) en septiembre, para cubrir las vacantes de escoltas y analistas dentro de la Subdirección Especializada de Seguridad y Protección (SESP) de la Unidad".

No obstante, la ONU también dice que no se ha contratado escoltas y solo 27 analistas y que "es necesario asegurar la dotación completa de personal de la SESP". Guterres dice que las mujeres deben contar con las mismas condiciones de protección.

El Secretario General  también señaló que es importante brindar seguridad en nuevas áreas de reincorporación, pues allí se han verificado mayores índices de violencia.

Por otro lado, expuso que es necesario fortalecer el apoyo a la Unidad Especial de Investigaciones (UIE), pues aunque resalta su trabajo, la fuerza pública puede también ayudar "a ejecutar órdenes de captura y para brindarle acceso oportuno a las escenas del crimen y a información relevante", dice la ONU.

Durante el período que abarca el Informe, la Oficina de la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos recibió información sobre 42 homicidios de líderes sociales y defensores de derechos humanos y 13 masacres (con 10 más bajo verificación).

En este caso, el secretario instó a fortalecer la protección de estos actores y responder oportunamente ante las amenazas y denuncias.

El exguerrillero colombiano Gonzalo Beltrán, muestra los artículos que vende en su tienda al reincorporarse a la vida civil tras los acuerdos de paz. Agosto 30 de 2019 AP Photo/Fernando Vergara
ONU: Exguerrilleros de las FARC respaldan acuerdo de paz en Colombia
ONU: Exguerrilleros de las FARC respaldan acuerdo de paz en Colombia

La segunda prioridad, explicó el Secretario General en el informe, es asegurar la sostenibilidad del proceso de reincorporación de los exguerrilleros, así como "avanzar en la búsqueda conjunta de soluciones permanentes de vivienda" y en sus procesos productivos. También, Guterres "reitera la importancia de aumentar la participación de las mujeres excombatientes en los espacios de toma de decisiones".

El secretario general subraya también que "la presencia integral del Estado sigue siendo una condición necesaria para una paz duradera y para el desarrollo sostenible, por lo que consolidar la presencia integral del Estado en las zonas afectadas por el conflicto es la tercera prioridad que propone para el 2021".

El informe destaca tres mecanismos creados por el Acuerdo de Paz para precisamente acercarse a los actores en zonas urbanas y rurales, pero enfatiza en que para hacer realidad la promesa de estos programas "es fundamental garantizarles recursos adecuados y asegurar la complementariedad entre ellos, así como entre ellos y el resto del Acuerdo de Paz".

La cuarta prioridad, de acuerdo a la ONU, es reforzar el diálogo constructivo entre el gobierno y FARC, a través de los mecanismos establecidos por el Acuerdo, como la Comisión de Seguimiento, Impulso y Verificación a la Implementación del Acuerdo Final (CSIVI).

El informe destaca que, aunque la CSIVI se ha reunido con más frecuencia este año, "no se está utilizando en todo su potencial y no todos los altos funcionarios clave del Gobierno asisten a las reuniones con regularidad, lo cual ha afectado la capacidad de la Comisión para mantener discusiones sustantivas".

Además de foros bilaterales como la CSIVI y el CNR, se alienta a utilizar los mecanismos tripartitos con apoyo de las Naciones Unidas.

La quinta prioridad que propone el Secretario General en el informe es "fortalecer las condiciones para la reconciliación, incluyendo a través del trabajo del Sistema Integral de Verdad, Justicia, Reparación y No Repetición; y del Consejo Nacional de Paz, Reconciliación y Convivencia", dice el comunicado de la ONU.

Guterres felicitó a los colombianos por los esfuerzos alcanzado hasta la fecha y alentó  a las partes a que se materialice plenamente el acuerdo.

En el informe, que abarca el período del 26 de septiembre al 28 de diciembre de 2020, el secretario también reconoció la reducción en los niveles de violencia, la ampliación de la democracia, los avances en la justicia transicional, los logros del proceso de reincorporación de excombatientes y la puesta en marcha de los programas de desarrollo con enfoque territorial (PDET).