Dos funcionarios norcoreanos establecidos en La Habana se trasladarán a Panamá para intentar recuperar el barco incautado en el canal por transportar armas escondidas.

El gobierno de Corea del Norte ordenó a dos de sus funcionarios destacados en La Habana, Cuba, viajar inmediatamente a Panamá para inspeccionar el barco de su propiedad incautado en el canal de Panamá.

Los funcionarios norcoreanos intentarán además liberar a la tripulación que viajaba en el barco, retenido por transportar armas ocultas debajo de miles de sacos de azúcar.

Fernando Núñez Fábrega, canciller panameño, se mostró satisfecho con la llegada de los funcionarios de Corea del Norte a quienes pedirá explicaciones sobre la embarcación que salió de un muelle en Cuba.

Pyonyang reclamó la liberación del barco de bandera norcoreana detenido en Panamá con una carga de armas cubanas sin declarar, mientras el gobierno panameño pidió una investigación de Naciones Unidas (ONU) sobre el caso, llo que marca un aumento de las tensiones entre ambas naciones.

El planteo de Panamá aumenta la presión sobre el gobierno de Pyonyang por una posible violación de las sanciones impuestas por el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas.

Por su parte, Rosemary Dicarlo, la embajadora interina de Estados Unidos ante ONU dijo que las "embarcaciones con armas o material relacionado, hacia o desde Corea del Norte, violarían las resoluciones del Consejo de Seguridad de ONU.  De hecho, tres resoluciones y obviamente, si se confirma que este barco tiene lo que sospechamos, sería objeto de interès de la Comisión de Sanciones".

Cuba y Corea del Norte tratan de eludir sanciones
Cuba y Corea del Norte tratan de eludir sanciones

​​Mientras tanto, la portavoz departamento de Estado confirmó que "existe un proceso ante Naciones Unidas, a través del Consejo de Seguridad, para determinar si se han violado las sanciones.  El proceso está en marcha", aseguró.
 
El gobierno de Estados Unidos respondió en forma favorable a los requerimientos de cooperación por parte del gobierno panameño y corroboró que acompañará el proceso ante ONU, dijo Harf.

La medida "incluye aspectos como la identificación del material", así como también "poner a disposición personal que esté familiarizado con este tipo de inspecciones", e insistió en que "cualquier acusación sobre violaciones a las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU, son muy preocupantes y la tomamos con total seriedad".

Reacción de Corea del Norte
Por su parte, este miércoles 17 de julio, en las últimas horas de la tarde de Pyonyang, el gobierno de Corea del Norte reaccionó por primera vez desde que el barco fuera detenido en la noche del lunes 15 de julio y reclamó la liberación del buque.
 
Según el gobierno norcoreano, las armas cubanas incautadas son parte de un acuerdo legítimo entre ambas naciones. En la declaración emitida por el Ministerio de Relaciones Exteriores se describe al cargamento como “viejas” armas cubanas que Corea del Norte acordó reparar, bajo contrato. La declaración reclama la inmediata liberación del barco Chong Chon Gang, y su tripulación.

Panamá pide asesoramiento de ONU
El ministro de Seguridad de Panamá, José Raúl Mulino dijo que el gobierno del presidente Ricardo Martinelli, pidió el asesoramiento de Naciones Unidas y que pretende entregar al organismo internacional tanto el buque de carga Chong Chon Gang como los materiales bélicos que transportaba sin declarar.

La ONU reaccionó al pedido de Panamá y dijo que esperarán el resultado de la investigación.

“El secretario general (de la ONU, Ban Ki-moon) es consciente del descubrimiento por parte de las autoridades panameñas de un cargamento de armas dentro del barco de vela RPDC proveniente de Cuba”, dijo la ONU, por medio de un comunicado.

“El secretario general señala que es obligación de todos los Estados miembros aplicar las decisiones del Consejo de Seguridad. El secretario general espera el resultado de la investigación sobre el asunto en cuestión y, posteriormente, una pronta decisión del Comité de Sanciones del Consejo de Seguridad”, detalló la ONU.

El gobierno de Cuba reconoció la propiedad de la carga no declarada y que iba escondida bajo los sacos de azúcar morena, y las describió como misiles y partes de armas “obsoletos”. Según el gobierno de La Habana el armamento es de la era soviética. Las autoridades cubanas también indicaron que las armas sin declarar iban con destino a Corea del Norte para ser reparadas y retornar luego al país.

El ministro Mulino dijo que la carga no estaba declarada y es considerada como contrabando “incluso si es obsoleta”, tal como lo justifica Cuba.

Tripulación detenida

También el ministro Mulino informó que fueron encontrados otros dos contenedores que se sospecha que contienen más armas sin declarar,  y que los 35 miembros de tripulación norcoreana serán juzgados por crímenes contra las leyes de Panamá.

En otra reacción al procedimiento realizado por las autoridades panameñas el embajador del Reino Unido ante Naciones Unidas, Mark Lyall Grant, dijo que el caso muestra una aparente violación del embargo de armas que pesa sobre Corea del Norte.