Desde el 2013 miles de médicos cubanos llegaron a Brasil para participar en el programa Más Médicos, que Cuba canceló recientemente.
Desde el 2013 miles de médicos cubanos llegaron a Brasil para participar en el programa Más Médicos, que Cuba canceló recientemente.

El gobierno entrante en Brasil que lidera Jair Bolsonaro cree que la mitad de los más de 8.000 médicos cubanos que trabajaban en el país sudamericano en virtud del programa Más Médicos no regresarán a la isla después que Cuba canceló su participación recientemente.

La agencia The Associated Press que citó al vicepresidente de Hamilton Mourão, del gabinete de Bolsonaro, informó que Brasil tomó nota acerca de las intenciones de médicos cubanos de quedarse.

"Creo que la mitad no vuelve", dijo esta semana el general Mourão. "A ellos les gusta nuestro estilo de vida", explicó.

Vea también: EE.UU. elogia a presidente de Brasil por ofrecer asilo a médicos cubanos.

Bolsonaro ha sido un severo crítico del acuerdo de 2013 que impulsó la expresidenta Dilma Rousseff y que permitió la llegada inicial de unos 18.000 médicos cubanos a la nación sudamericana. El trato contó entonces con el respaldo de la Organización Panamericana de la Salud (OPS).

El gobierno de Cuba dijo que no aceptará las condiciones de Bolsonaro, que entre otros elementos criticó los bajos salarios que Cuba paga a estos médicos y aludió también a que se presenten a exámenes de reválida para ejercer en Brasil.

Cuba lo catalogó como un insulto y decidió retirarlos del país.

Vea también: Cuba finaliza programa "Más Médicos" con Brasil.

Bolsonaro, por su lado, ofreció asilo a todos los doctores que decidan quedarse.

Decenas de galenos han retornado a Cuba, que los ha recibido como "apóstoles", según describió en Twitter el presidente Miguel Díaz Canel.

Los que se quedan en Brasil

En virtud de la ley migratoria cubana actual, los médicos desertores deben esperar ocho años para regresar al país. Muchos se quejan de que el gobierno de La Habana les impide regresar para ver a sus hijos y padres en ese período.

Aún así, otros tantos han decidido quedarse en Brasil.

"A Cuba no vuelvo más", dijo a la agencia AP el doctor Raymond García, de 32 años.

García, -quien desde 2016 hasta hace seis días prestó servicios en Marajó, una isla perdida dentro de la Amazonía brasileña-, dijo que algunos cubanos no están dispuestos a regresar.

"No tengo opción. Allá la vida está muy limitada. Hay educación y salud gratuita, sí, pero, ¿qué más? No quiero volver para pasar pobreza ni castigar a mi hijo y mi mujer, ellos no se lo merecen", explicó.

"Elegí Brasil porque era la que mejor pagaba, 2900 reales, equivalentes a unos 760 dólares, y en Cuba trabajaba los siete días a la semana haciendo guardias médicas por 10 dólares", dijo.

Otras opciones eran Venezuela y Angola. En Brasil, García conoció a Jarina, su esposa, y hace cinco meses se convirtió en padre.

"Lo único que conocía del país eran imágenes del Pan de Azúcar y de las playas. Nunca imaginé estar acá en la Amazonía y rápidamente empezar a sentir tanto cariño por los locales", dijo.

El doctor Alioski Ramírez, de 36 años, es otro médico que se quedará en Brasil.

"Me amenazaron, me dijeron que tenía que volver y que cuando llegara iba a ser suspendido y no iba a poder ejercer la medicina. Como profesional formado, no quería regresar para cortar cañas de azúcar. Ellos me simplificaron las cosas. Decidí quedarme", dijo Ramírez.

"Como ser humano acá aprendí a vivir con libertad, lo que no podemos disfrutar en Cuba", aseguró.

Bolsonaro asumirá la presidencia de Brasil el próximo 1 de enero de 2019.

La pasada semana comenzaron a regresar los médicos cubanos a la isla. La Organización Panamericana de Salud dijo que la vuelta de los cubanos concluirá el 12 de diciembre.

De acuerdo con datos del Ministerio de Salud Brasileño, 113 millones de pacientes en zonas de bajos recursos, zonas inhóspitas o carentes de profesionales, recibieron atención gracias al programa desde 2013.

Con información de AP