Marco Rubio y Rick Scott durante su participación en un simposio celebrado en Miami (Florida) sobre el impacto del socialismo en América Latina.
Marco Rubio y Rick Scott durante su participación en un simposio celebrado en Miami (Florida) sobre el impacto del socialismo en América Latina.

Los senadores republicanos por Florida, Marco Rubio y Rick Scott, ven con optimismo los últimos acontecimientos políticos en Bolivia y consideran que esa tendencia se debería extender a otros países de América Latina, como Cuba o Venezuela.

En un evento celebrado en Miami, ambos políticos dijeron que el ahora expresidente boliviano Evo Morales presentó su renuncia ante la presión social e internacional por las irregularidades en los comicios celebrados el 20 de octubre.

“No hubo un golpe de estado y la OEA (Organización de Estados Americanos) ya dijo que era una elección fraudulenta: él (Evo Morales) pidió reprimir al pueblo y los militares dijeron que no”, explicó Rubio durante su participación en un evento organizado por la plataforma “Ciudadanos Independientes Venezolano-Americanos”, que abordó el impacto del socialismo en América Latina.

 

Washington siguiendo a Bolivia

Rubio subrayó que Washington está siguiendo muy de cerca la crisis en Bolivia y mostró su “preocupación” y “apoyo” para que restablezca la democracia cuanto antes.

“Ni yo ni nadie está a favor de que no haya democracia, pero hay que entender lo que pasó, porque hay mucha información que se está compartiendo y que no es correcta”, insistió en alusión a los que aseguraban que se había perpetrado un golpe Estado.

Marco Rubio subrayó que Washington está siguiendo muy de cerca la crisis en Bolivia y mostró su “preocupación” y “apoyo” para que restablezca la democracia.

Por su parte, el exgobernador de la Florida, Rick Scott, pidió desde Miami que se hablara “continuamente” de las “violaciones de derechos humanos” que se dan en muchos países latinoamericanos, especialmente en Venezuela, Cuba y Nicaragua.

“Necesitamos que los medios de comunicación publiquen diariamente historias sobre las violaciones a los derechos humanos que está haciendo Maduro”, explicó tomando como ejemplo las movilizaciones que se han producido en Hong Kong y la repercusión mediática que ha tenido en todo el mundo.

El congresista cubano-americano Mario Díaz-Balart, que también acudió al encuentro celebrado en la universidad Urbe de Doral (Florida), afirmó que “Bolivia está en rumbo a la libertad”.

“Está en un momento muy importante y, a la vez, peligroso”, manifestó.

Díaz-Balart recordó que tanto “el socialismo, el comunismo o el progresismo es un mismo sistema que destruye al ser humano y que, eventualmente, elimina las libertades individuales”. Por esa razón, cree que hay que seguir muy pendiente del desarrollo de esta crisis en Bolivia para que, “por fin”, puedan alcanzar “la plena libertad”.

“Los militares se pusieron del lado del pueblo, no del lado de la represión, y eso es muy positivo”, agregó.

En esa línea, aseguró que son “regímenes insostenibles” que demuestran que “cuando el pueblo se pone de pie, ese tipo de cosas pasan”.

“Lo importante es seguir apoyando a los heroicos pueblos de Venezuela, Cuba y Nicaragua para que ellos también puedan obtener su libertad”, remarcó.

 

El embajador del gobierno encargado de Venezuela en Estados Unidos, Carlos Vecchio, también acudió a este encuentro y alertó que la “inestabilidad latinoamericana tiene profundos problemas” ya que “es la región con mayor desigualdad del planeta”.