Jefe de la delegación del gobierno interino de Venezuela ante la Organización de los Estados Americanos, Julio Borges.
El jefe de la delegación del gobierno interino de Venezuela ante la Organización de los Estados Americanos, Julio Borges, dijo que esperan que más países se unan a la presión contra el gobierno de Nicolás Maduro.

El jefe diplomático del gobierno interino de Venezuela, Julio Borges, dijo el lunes que la asistencia del presidente estadounidense Donald Trump a una reunión sobre Venezuela en el marco de la Asamblea General de Naciones Unidas es una "señal clara" de que aumentará la presión contra el mandatario Nicolás Maduro.

Trump y el secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, tienen previsto participar el miércoles en un encuentro con líderes del hemisferio occidental para discutir únicamente del caso de Venezuela, agregó Borges.

El equipo del líder opositor Juan Guaidó, quien en enero se declaró presidente interino de Venezuela tras calificar de ilegítima la reelección de Maduro, se propone usar la reunión en la ONU para conseguir que países de la región y Europa tomen más medidas contra Maduro, a quien califican como un "usurpador" del poder.

El encuentro en Nueva York se produce una semana después de que Guaidó, jefe del Parlamento, anunció el fin de las conversaciones con representantes de Maduro, bajo la intermediación de Noruega, al considerar que su contraparte no tomaba en serio discutir un acuerdo para llamar a elecciones presidenciales para resolver la crisis política.

"El hecho de que vaya a haber una reunión el miércoles con el presidente Trump, el secretario Pompeo y la mayoría de los cancilleres y presidentes de América Latina sólo para el tema Venezuela es una señal muy clara (...) la presión va a continuar", sostuvo Borges.

En tanto, los gobiernos de países que participan en el Grupo de Lima expresaron en un comunicado "la disposición de adoptar nuevas sanciones u otras medidas económicas y políticas contra el régimen de Maduro" sin recurrir al uso de la fuerza.

Si bien Guaidó ha sido reconocido como el líder legítimo de Venezuela por Estados Unidos y buena parte de los países occidentales, Maduro conserva el reconocimiento de la Asamblea General de las Naciones Unidas de 193 miembros.

Los funcionarios del Gobierno de Maduro consideran a Guaidó "un títere" de Estados Unidos, que por su parte promueve sanciones para presionar la salida del mandatario.

El lunes Borges se reunió con la Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, quien en un informe de julio denunció a las fuerzas de seguridad venezolanas por cometer miles de ejecuciones extrajudiciales como parte de la represión de Maduro contra la disidencia política.

Agregó que discutieron formas de "profundizar" la investigación sobre violaciones de derechos en Venezuela, así como "castigar" a los responsables, sin dar más detalles.