Julian Assange, fundador de WikiLeaks, en el balcón de la Embajada de Ecuador en Londres, el 19 de mayo de 2017.  Assange, que se refugió en la embajada desde 2012, denunció al gobierno de Ecuador alegando que le quiere retirar el asilo.
Julian Assange, fundador de WikiLeaks, en el balcón de la Embajada de Ecuador en Londres, el 19 de mayo de 2017. Assange, que se refugió en la embajada desde 2012, denunció al gobierno de Ecuador alegando que le quiere retirar el asilo.

Un juez en Ecuador negó el recurso de amparo solicitado por el fundador de WikiLeaks, Julián Assange, en una demanda que interpuso en contra del gobierno ecuatoriano por considerar vulneración de derechos en su permanencia en la Embajada del país en Londres.

En su comparecencia vía Skype, el Assange acusó al gobierno ecuatoriano de tener debilidades y dejarse influenciar por Estados Unidos.

Ante la acusación el Procurador general del Estado, Íñigo Salvador, respondió que: “Ecuador es un estado soberano y que dicta sus normativas y sus regulaciones sobre la base del interés público Y no sobre ningún tipo de intereses de potencias extranjeras”

El abogado defensor de Julián Assange, Carlos Poveda, afirmó que a su cliente lo han tratado de amenazar con el retiro de asilo en caso de que no se sujete al protocolo especial de visitas, comunicación y atención médica que Ecuador exige para su permanencia en la Embajada.

 “Hay situaciones que nos preocupan y es el tema del protocolo cuando se amenaza cualquier tipo de transgresión con la terminación del asilo”, señaló Poveda.

Una de las cosas que sorprendió a la ciudadanía ecuatoriana a raíz de la demanda de Assange, fue conocer que el fundador de WikiLeaks le cuesta al país un millón de dólares al año para estar bien atendido en la sede diplomática de Ecuador en el Reino Unido.

El canciller José Valencia ratificó que Ecuador ha gastado hasta el momento más de 6 millones de dólares en Assange, quien permanece allí desde el año 2012.

El procurador Íñigo Salvador dijo que mientras cumpla el protocolo Assange podría permanecer en la Embajada, pero al parecer él no está dispuesto a sujetarse a ningún pedido.

La condición de refugiado de Assange en la Embajada de Ecuador en Londres ha cambiado desde que el presidente Lenin Moreno llegó al poder, en 2017.