Los legisladores que presentaron el juicio la acusan de cometer irregularidades en el proceso de concesión de asilo y nacionalidad al fundador de Wikileaks, Julian Assange.
Los legisladores que presentaron el juicio la acusan de cometer irregularidades en el proceso de concesión de asilo y nacionalidad al fundador de Wikileaks, Julian Assange.

La excanciller de Ecuador, María Fernanda Espinosa, calificó de “revancha” el juicio politico que enfrentó el miércoles por supuesto incumplimiento de sus funciones cuando estuvo en el cargo durante un año en el 2017.

“Es una revancha política contra una persona pública que en su quehacer ha representado a nuestro país en las más altas organizaciones internacionales”, dijo Espinosa, en una videoconferencia desde su oficina en Nueva York, donde trabaja ahora como  presidenta de la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas. 

Los legisladores que respaldan el juicio la acusan de cometer irregularidades en el proceso de concesión de asilo y nacionalidad al fundador de Wikileaks, Julian Assange y de haber enfrentado de manera indebida la crisis en la frontera con Colombia, cuando secuestraron y asesinaron a un grupo de periodistas del diario El Comercio en 2018.

Con el juicio, los asambleístas buscan la censura de Espinosa e incluso su impugnación del cargo que ocupa en la ONU.  Para que esto suceda, se necesitan 92 votos. 

​​En su intervención, Espinosa rechazó las acusaciones en su contra y dijo que la juzgaban "por ser progresista". 

Caso Assange

Los asambleístas, quienes prepararon un informe en el que recomendaron a la Comisión de Fiscalización del cuerpo legislativo la censura de la excanciller , aseguraron en el escrito que al otorgar la nacionalidad a Assange, Espinosa antepuso "sus afinidades ideológicas ante los intereses del país". 

La excanciller respondió a esta acusación diciendo que se trató de una "decisión soberana del estado ecuatoriano que se tomó en el 2012".  El activista, recibió la nacionalidad en el 2017, cuando Espinosa estaba aún en el cargo de canciller, cinco años después de haberse refugiado en la embajada de Ecuador en Londres. 

Espinosa dijo que haberle dado tanto asilo como nacionalidad a Assange fue una respuesta que se tomó en consonancia con el derecho internacional, las leyes ecuatorianas y con el conocimiento del presidente. 

"Mi afinidad ideológica es quizás mi afinidad a la defensa de los derechos humanos", dijo la diplomática. 

Asesinato de periodistas de El Comercio 

En el informe, los legisladores que impulsaron el juicio político acusaron a Espinosa de haber manejado de manera inadecuada la crisis en la frontera con Colombia en marzo del 2018, cuando miembros de la guerrilla colombiana FARC secuestraron y asesinaron a tres periodistas del diario ecuatoriano El Comercio. 

La excanciller dijo que la muerte de los periodistas es uno de los eventos "más tristes y difíciles" que vivió en su carrera como funcionaria pública y afirmó que no estuvo "despreocupada del asunto". 

"Desde el mismo día del secuestro me encargué de tomar todas las acciones diplomáticas", dijo Espinosa.