Desde el principio el gobierno de EE.UU. ha dado su respaldo y respetado la credibilidad de los resultados del informe de la OEA sobre presuntas irregularidades en los comicios de Bolivia.
Desde el principio el gobierno de EE.UU. ha dado su respaldo y respetado la credibilidad de los resultados del informe de la OEA sobre presuntas irregularidades en los comicios de Bolivia.

El secretario de Estado de Estados Unidos Mike Pompeo, se pronunció este lunes sobre el informe final de la Organización de Estados Americanos (OEA) relacionado a las elecciones presidenciales de Bolivia.

Por medio de un comunicado de prensa, Pompeo enumeró uno a uno los puntos fuertes de la auditoría electoral del organismo y lo calificó de profesional y de abrumadora la evidencia encontrada.

"Estados Unidos elogia la labor profesional llevada a cabo por la misión de auditoría electoral de la Organización de los Estados Americanos (OEA) en Bolivia. La exhaustiva investigación presentada por los 36 expertos de 18 nacionalidades subraya que se realizaron acciones deliberadas y dolosas para manipular el resultado de la elección en Bolivia con el fin de favorecer al expresidente Evo Morales", citó el comunicado.

El informe que presenta 96 páginas de evidencias y más de 500 páginas de anexos y que confirma los hallazgos preliminares de la OEA tras la elección del 20 de octubre en los que Morales supuestamente resultó reelegido en primera vuelta, incluye datos sobre la existencia de dos servidores ocultos usados para procesar los resultados que no estuvieron controlados por personal de Tribunal Supremo Electoral (TSE), lo cual -según la auditoría- facilitó la manipulación de datos y la falsificación de actas electorales.

Desde el principio el gobierno de Estados Unidos ha dado su respaldo y respetado la credibilidad de los resultados del informe de la OEA sobre presuntas irregularidades en los comicios, de ahí que en su comunicado citó puntualmente algunos de los puntos que en él se mencionan como los casos de al menos dos actas electorales completadas por una misma persona en cientos de centros de votación y lo cual se comprobó por medio de un especialistas en caligrafía.

Además del análisis matemático que demostró que es altamente improbable que el presidente Morales obtuviera el margen de victoria requerido frente a sus contrincantes sin que se manipularan los resultados.

"Considerando la rigurosidad del informe independiente, Estados Unidos coincide con la conclusión de éste de que a partir de la abrumadora evidencia encontrada, lo que sí es posible afirmar es que ha habido una serie de operaciones dolosas encaminadas a alterar la voluntad expresada en las urnas”, aseveró Pompeo.

El secretario también instó al gobierno de transición de Bolivia a seguir adelante en su esfuerzo por organizar elecciones libres, justas y transparentes que reflejen la voluntad del pueblo boliviano tan pronto como sea posible.