La presidenta interina boliviana, Jeanine Áñez se da la mano con David Hale, subsecretario de Estado de Asuntos Políticos de EE.UU, en el palacio presidencial en La Paz, Bolivia, el martes 21 de enero de 2020.
La presidenta interina boliviana, Jeanine Áñez se da la mano con David Hale, subsecretario de Estado de Asuntos Políticos de EE.UU, en el palacio presidencial en La Paz, Bolivia, el martes 21 de enero de 2020.

Estados Unidos tiene la intención de enviar un embajador a Bolivia para ayudar a restablecer una "relación normal" entre los dos países, dijo el subsecretario de Estado para Asuntos Políticos, David Hale, en un comunicado en video publicado en línea el jueves.

La medida, que marcaría el regreso de un embajador de EE.UU. a La Paz por primera vez en más de una década, subraya la rápida mejora de las relaciones desde que el actual gobierno interino asumió el cargo después de la renuncia del líder izquierdista Evo Morales.

Estados Unidos ha tenido un diplomático de menor rango en el país sudamericano desde que Morales ordenó que el más reciente embajador Philip Goldberg se fuera en 2008, culpándolo por las protestas de la oposición contra su gobierno.

Morales renunció bajo presión en noviembre después de que una elección en disputa provocó protestas generalizadas y llevó a aliados y fuerzas de seguridad a retirar su apoyo. Morales sostiene que fue derrocado en un golpe de Estado, orquestado por Estados Unidos.

Hale dijo en la declaración en video publicada en el sitio web de la embajada estadounidense que agradeció la nueva oportunidad de "fortalecer nuestra relación y entendimiento mutuo".

"Como próximo paso, Estados Unidos enviará una vez más un embajador a La Paz para continuar estas conversaciones y restablecer una relación normal entre nuestra gente", dijo.

La presidenta conservadora interina de Bolivia, Jeanine Añez, trató de trazar una línea bajo las políticas exteriores de la administración de Morales, alejándose de viejos aliados como Venezuela y Cuba y reavivando los lazos con Estados Unidos.

El país ahora se dirige hacia nuevas elecciones en mayo, con el partido socialista de Morales buscando postularse sin él por primera vez en 14 años contra una gama de candidatos de la oposición.

"Este es un momento crítico para Bolivia y el pueblo boliviano mientras trabajas para elecciones libres y justas el 3 de mayo", dijo Hale. "Esta es una oportunidad para construir una base para una Bolivia estable, segura, próspera y democrática".