A great blue heron perches on a rock in Isabela Island at Galapagos National Park, Ecuador, October 11, 2016. Picture taken…
Una gran garza azul posa sobre una roca en la Isla Isabela en el parque nacional Galápagos, Ecuador. Foto de archivo del 11 de octubre de 2016.

QUITO - La Cancillería de Ecuador anunció el jueves que advirtió a China sobre posibles embarcaciones de ese país en una flota de alrededor de 260 barcos pesqueros de diversas nacionalidades cerca de las zonas exclusivas de las islas Galápagos, en el océano Pacífico.

El ministro de Relaciones Exteriores, Luis Gallegos, dijo que su ministerio hizo gestiones para informar a China que su país hace respetar sus derechos marítimos sin diferencias de banderas.

La flota navega en aguas internacionales, muy cerca de las zonas económicas exclusivas que rodean a las Islas Galápagos y el continente, amenazando el ecosistema.

El ministro de Defensa, Oswaldo Jarrín, descartó que alguna nave hubiera entrado a aguas territoriales de Ecuador y afirmó solo se adoptarían acciones inmediatas si eso ocurriera.  

“Si ingresan, pasará lo que ocurrió en 2017, serán incautados”, dijo Jarrín.

En esa ocasión, recordó el ministro, Ecuador aplicó las convenciones internacionales con el barco chino Fu Yuan Yu Leng, el cual fue incautado e incorporado después a la Armada Nacional.

El canciller Gallegos explicó que Ecuador dio a conocer su posición soberana a las autoridades chinas y de todas las nacionalidades de los barcos cuyas banderas están presentes en la flota pesquera internacional en el Pacífico ecuatorial.

Agregó que la Cancillería está empleando todos los recursos que brinda el derecho internacional y planteó consultas con otros países de la costa del Pacífico, como Costa Rica, Panamá, Colombia y Perú para avanzar en las soluciones conjuntas e intensificar las acciones diplomáticas encaminadas a la lucha contra la pesca ilegal, la cual no está reglamentada.

Por otra parte, el exministro de Ambiente y director para Ecuador de la organización WWF, Tarsicio Granizo, reconoció que no existe una legislación que permita controlar la pesca a gran escala en aguas internacionales.

Granizo sugirió que se busquen acuerdos para implementar nuevas medidas, como una posible ampliación de la zona especial de la reserva marina de Galápagos.

“El impacto es que hay muchas especies de peces y mamíferos marinos que realizan migraciones y movimientos (…). Se ve que los barcos chinos pescan cualquier cosa que caiga en sus redes o en sus anzuelos”.

También el empresario turístico y ambientalista Roque Sevilla se mostró preocupado por cómo se afectan los esfuerzos que hace el país por preservar las especies existentes.

Sevilla propuso que Ecuador busque una posición conjunta con otros países del Pacífico para protestar diplomáticamente. 

“Todos nosotros podríamos hacer una reclamación formal contra China y decir: «Señores no podemos seguir admitiendo esto»”.