El lunes nueve de abril periodistas, amigos y familiares de las víctimas salieron a las calles para pedir por la liberación de los secuestrados.
Simpatizantes del diario El Comercio con carteles de apoyando a los familiares y colegas de los periodistas secuestrados.

"No quisieron salvarle la vida a los tres retenidos" dice un comunicado que se le atribuye a las FARC refiriéndose a los tres periodistas de nacionalidad ecuatoriana que fueron secuestrados por el grupo guerrillero colombiano a finales del mes de marzo. Sin embargo, las autoridades colombianas aun no confirman que fueron asesinados. 

​​El comunicado del frente Oliver Sinisterra se dirige a los familiares de los secuestrados Javier Ortega, de 32 años, el fotógrafo Paúl Rivas de 45 años, y el conductor Efraín Segarra de 60 años de edad, culpando al gobierno ecuatoriano y colombiano por utilizar la vía militar para rescatarlos, lo que terminó en tragedia. 

Por su parte, el gobierno de Ecuador aún se encuentra investigando la autenticidad de la noticia y no ha confirmado la muerte de ninguno de los secuestrados. 

​​