Foto de archivo de combatientes de las FARC. Grupos disidentes de esa organización han quedado dispersos disputando territorios para el control de las drogas, aseguran fuentes oficiales.
Foto de archivo de combatientes de las FARC. Grupos disidentes de esa organización han quedado dispersos disputando territorios para el control de las drogas, aseguran fuentes oficiales.

Tras el combate se incautaron siete fusiles, un lanza granadas, municiones de diferentes calibres y un vehículo.

Ocho disidentes de las desaparecidas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) murieron en un combate con el ejército en el departamento del Cauca, en el suroeste del país, informó este miércoles la autoridad castrense.

Los rebeldes fallecieron “al enfrentarse a unidades militares” que realizaban operaciones “para contrarrestar” enfrentamientos entre disidentes de las FARC y guerrilleros del Ejército de Liberación Nacional (ELN) en el municipio de Argelia, departamento del Cauca, indicó el ejército en un comunicado.

El documento agrega que el ejército recibió denuncias de habitantes de la población de Argelia sobre la presencia de grupos ilegales como disidencias de las FARC y miembros de la guerrilla del ELN que se disputan las rutas del narcotráfico en la región.

En el combate, ocurrido en la tarde del martes, murió uno de los jefes del grupo de disidentes, conocido con el alias de Kevin, que se encargaba de obtener recursos a través de extorsiones a los habitantes de Argelia y la comercialización de cocaína.

“Desde marzo de este año, por información de inteligencia, Kevin se encontraba en el sur del departamento del Cauca, donde su estructura disputaba el control de las rutas y el negocio del narcotráfico con el ELN”, agregó la nota. No se reportaron heridos ni bajas entre los militares.

Tras el combate se incautaron siete fusiles, un lanza granadas, municiones de diferentes calibres y un vehículo.

Carlos Antonio Lozada, excomandante de las FARC y actual senador por el partido político Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común, señaló a The Associated Press que varios días atrás más de 100 miembros de grupos ilegales habían llegado a esa población.

“Pese a la situación que se está presentando en Colombia por el coronavirus, no para la violencia, asesinando también a líderes sociales y a exmiembros de las FARC”, dijo el senador.

Reconocida como la última guerrilla de Colombia, el ELN anunció un alto al fuego hasta el 30 de abril por la pandemia del coronavirus, aunque aseguró que se reservaba el derecho a la “defensa” ante agresiones del Estado u otros grupos armados.

Las FARC y el gobierno del expresidente Juan Manuel Santos (2010-2018) firmaron un acuerdo de paz a fines de 2016, luego de cinco años de negociaciones en La Habana, Cuba.

Según el comandante de las fuerzas militares, general Luis Navarro, desde la firma del pacto, unos 2.400 disidentes se encuentran dispersos en diferentes partes del país.

El presidente de Colombia Iván Duque durante una intervención. [Foto: Manuel J. Arias, VOA].
El gobierno colombiano y el ELN extienden la tregua hasta el 30 de abril
El gobierno de Colombia reitera que el alto al fuego declarado por el ELN no es suficiente para el reinicio de los diálogos de paz.

(Con información de la agencia AP)