El presidente de Venezuela Nicolás Maduro le muestra al vice presidente de China Li Yuanchao la espada del héroe nacional Simón Bolívar.
El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, y el vicepresidente chino, Ly Yuanchao (centro) en Caracas en mayo pasado.

Los dos bancos que financian los objetivos políticos chinos en el exterior llegaron a dar en un solo un año $37 mil millones de dólares en préstamos a países de la región.

Venezuela busca más dinero
Venezuela busca más dinero

​​El gobierno chino se ha afianzado como principal banquero de América latina y el Caribe con préstamos que en total sobrepasan los $87 mil millones de dólares.
 
Según datos de Diálogo Interamericano, tales préstamos alcanzaron un tope de $37 mil millones en 2010 (más que el total concedido por instituciones financieras internacionales), y luego fueron de $17 mil 500 millones en 2011 y de $6 mil 800 millones el año pasado.
 
Los principales receptores fueron en 2012 Venezuela, Ecuador, Guyana, Perú y Bahamas, aunque el mayor beneficiario históricamente es el primero de esa lista con préstamos que totalizan $44 mil 500 millones.
 
Les siguen por orden decreciente Brasil ($12 mil 100 millones); Argentina ($11 mil 800 millones); Ecuador ($9 mil 300 millones), Bahamas ($2 mil 500 millones), Perú ($2 mil 300 millones) y México ($1.000 millones).
 
Tanto Venezuela como Argentina y Ecuador han sido destinos importantes del Banco de Desarrollo y del Banco de Exportaciones e Importaciones chinos debido a que esos países no reciben fácilmente préstamos de organismos como el Banco Mundial, el Banco Interamericano de Desarrollo e instituciones financieras de EE.UU. y Europa.
 
Los préstamos chinos tienden a centrarse en proyectos de sectores basados en recursos naturales e infraestructura. Solamente en esta última esfera su monto asciende desde 2005 a $44 mil 900 millones de dólares, y en lo tocante al sector energía suman $19 mil 700 millones.