Las protestas en Chile han continuado a pesar de las medidas anunciadas por el presidente sebastian Piñera, que han incluído aumentos salariales y el cambio del Gabinete presidencial. AP
Las protestas antigubernamentales se sucedieron el jueves 31 de octubre en Chile, ahora por la cancelación del país como sede de dos importantes cumbres internacionales.

Miles de jóvenes chilenos marcharon el jueves para exigir mejores servicios sociales mientras el gobierno y los líderes de la oposición debatían la respuesta a casi dos semanas de protestas que paralizaron gran parte de la capital y forzaron la cancelación de dos grandes cumbres internacionales.

A pesar de algunos actos de vandalismo y enfrentamientos con la policía, la marcha en el palacio presidencial fue pacífica el jueves por la noche, el primer día de un fin de semana feriado de cuatro días en Chile.

Si bien había varios miles de personas en la calle, algunos dijeron que las masivas oleadas de protestas de las últimas dos semanas parecían haber cesado, al menos temporalmente.

Una barricada levantada por manifestantes arde en las calles de Santiago de Chile, el lunes, 28 de octubre de 2019.
EE.UU. advierte actividad rusa en situación de Chile
EE.UU. advierte actividad rusa en situación de Chile

"Creo que hay un factor de fatiga. La gente ahora tiene más de 10 días de protestar todos los días, la mayoría de ellos, de las afueras de Santiago", dijo José Solís, un estudiante de psicología.

En una reunión más temprano ese día, los ministros de finanzas e interior del presidente Sebastián Piñera propusieron cambios a exenciones especiales de impuestos comerciales. Los líderes de la oposición lo calificaron como insuficiente, haciéndose eco de las demandas de muchos manifestantes de una nueva constitución para reemplazar la Constitución de 1980, que fue escrita bajo la dictadura militar y permite que muchos servicios sociales y recursos naturales sean privatizados total o parcialmente.

Un aumento propuesto en las tarifas del metro este mes desencadenó los 14 días de protestas que se transformaron en un llamado a cambios profundamente arraigados. Si bien la mayoría de los manifestantes fueron pacíficos, grupos de jóvenes que protestaban junto a ellos lanzaron ataques contra empresas e infraestructura. Los enfrentamientos con la policía y los soldados y los incendios provocados en algunos negocios, dejaron 20 muertos y cientos de heridos.

El sistema de metro de Santiago informó que sufrió daños por $ 380 millones, mientras que una asociación de grandes supermercados dijo que sus unidades habían sufrido $ 1.3 mil millones en daños por el saqueo y pérdida de ventas.

Hubo cientos de millones de dólares más en daños a las pequeñas y medianas empresas, y el gobierno dijo el jueves que estaba considerando la desgravación fiscal y otras medidas para ayudarlos.

Algunos observadores dicen que el desencanto ante la violencia entre los chilenos comunes ha provocado que muchos dejen de asistir a las protestas.

"No he podido abrir mi negocio porque me preocupa que lo saqueen", dijo Natalia Reyes, una vendedora de periódicos de 48 años. "Tengo miedo de lo que está sucediendo en la calle. Necesito abrir porque necesito comer".

Piñera dijo el miércoles que estaba cancelando las reuniones sobre el clima global de la Cooperación Económica Asia-Pacífico y la ONU, que fueron planificadas para noviembre y diciembre, debido al caos desatado por las protestas.

El gobierno de España ofreció a Madrid como lugar alternativo para la cumbre climática el jueves.