Bolivia's President Luis Arce speaks during a signing ceremony of an agreement with Russia for supplying 2.6 million doses of…
El presidente boliviano, Luis Arce, saludó a la nueva administración del presidente Joe Biden en Estados Unidos. [Foto de archivo/Reuters]

COCHABAMBA, BOLIVIA - Con la expectativa de una “relación bilateral enmarcada en el mutuo respeto y la complementariedad”, el presidente boliviano Luis Arce saludó a la nueva administración del presidente Joe Biden en Estados Unidos.

Aunque hay una relación comercial importante entre Bolivia y EE.UU. desde 2008, no existe una designación de embajadores en ambos países y a este tema se refirió el vocero presidencial Jorge Richter en entrevista con la Voz de América.

“Lo que tenemos es una relación, no podemos llamar de absoluta normalidad (…) Veremos cómo se desarrollan en los próximos meses entre la nueva gestión del presidente Biden y del presidente Arce para ver si es posible retomar la designación de los embajadores”, dijo Richter.

Desde la oposición boliviana, el diputado de Comunidad Ciudadana Gustavo Aliaga consideró que las relaciones bilaterales podrían mantener un distanciamiento por la línea de gobierno del presidente Luis Arce.

“Lo que nos queda es que el Gobierno entienda que estamos pasando un momento muy difícil y vamos a requerir la ayuda del gobierno americano. Esperemos que con la llegada de los demócratas, la visión de Biden, podamos albergar de manera más madura la relación con Estados Unidos”, explicó.

Sin embargo, el analista Franklin Pareja no ve que se puedan dar grandes cambios, pero sí algunos avances.

“Es probable que con la administración de Joe Biden se restituyan las embajadas y ese es el principio de lo que podría significar acuerdos horizontales consensuados (…) pero no pensemos que vamos a tener a un Joe Biden muy amistoso con los países latinoamericanos, no creo. Es una política de Estado y no de gobierno”, dijo.

Los expresidentes bolivianos Carlos Mesa y Jorge Quiroga expresaron sus felicitaciones al presidente Joe Biden y la vicepresidenta Kamala Harris; mientras que el expresidente Evo Morales aseguró que el desafío es “revertir la política intervencionista y segregacionista de la anterior administración”.