El exvicepresidente boliviano, Álvaro García Linera, señaló que mientras estén “conculcados” los derechos constitucionales en el país podría haber más protestas y otras reacciones.
El exvicepresidente boliviano, Álvaro García Linera, señaló que mientras estén “conculcados” los derechos constitucionales en el país podría haber más protestas y otras reacciones.

El exvicepresidente de Bolivia, Álvaro García Linera, concedió este sábado una entrevista al canal TN Internacional, de Argentina, en la que habló de su asilo en México y las perspectivas para un nuevo enfoque en la política del país andino.

Linera, segundo a cargo del gobierno del expresidente Evo Morales, denunció ante la televisora que “en Bolivia hay 32 muertes civiles”.

El exfuncionario señaló que mientras estén “conculcados” los derechos constitucionales en el país “es claro que la gente va a seguir reaccionando, va seguirse movilizando por oleadas”.

Este sábado, el Senado boliviano aprobó, por unanimidad, la convocatoria a nuevas elecciones, en las que no figurará el exmandatario Morales.

El acuerdo es fruto del consenso entre todas las fuerzas políticas y busca devolver la paz tras un mes de convulsión social en las calles, que siguió a la contienda electoral del 20 de octubre y llevó a la renuncia del líder indígena.

García Linera ve el nuevo intento de proceso eleccionario como “una opción” que pudiera parar la violencia y el enfrentamiento en las calles.

El exvicepresidente boliviano, Álvaro García Linera, en entrevista para TN Internacional de Argentina, acusó a EE.UU. y la OEA de estar tras "golpe" en Bolivia.

La fuerza Movimiento Al Socialismo (MAS) que mantuvo a Morales en el poder, tiene actualmente mayoría parlamentaria y ha participado del hoy aprobado proyecto de ley para las elecciones.

Sin embargo, Linera llamó en repetidas ocasiones “gobierno golpista” a la administración temporal que conduce Jeanine Áñez. “La cosa es si este régimen de excepción está dispuesto a aceptar lo que la asamblea está trabajando o va a preferir prolongar su gestión de golpe de estado”.

El nuevo acuerdo tiene un punto de excepción, y es que ni Linera ni Morales participen en las elecciones venideras; éste último remitió a las palabras del expresidente de no participar, con tal que cese la violencia.

García Linera usó el término “fascistización de una clase media” cuando el periodista indagó en las acusaciones de fraude que desencadenaron las protestas, la renuncia de Morales, su condición de asilado en México y los posteriores enfrentamientos que han causado decenas de muertos.

La gente camina hacia la ciudad mientras los cocaleros y simpatizantes del derrocado presidente de Bolivia, Evo Morales, bloquean una entrada a Sacaba, cerca de Cochabamba, Bolivia.
Nueva jornada de violencia enluta a Bolivia
Nueva jornada de violencia enluta a Bolivia

La educación, salud y mejores empleos fueron los logros citados por Linera y que esa clase media estaría rechazando, “esa es la base social de este proceso”, apuntó.

El político tiene ascendencia desde la izquierda y fue detenido en 1992 por su presunta participación en el Ejército Guerrillero Tupaj Katari.

Linera dijo este sábado que además de fuerzas políticas contrarias al MAS, que están “imponiendo un régimen de terror e intimidación, (…) que están haciendo el trabajo sucio”. Detrás de estas, acusó “está el aval de la OEA, y detrás de la OEA, un país muy poderoso del continente que es el que al final manda sobre las decisiones de la OEA”, y recalcó, a una pregunta del periodista, que no le cabe ninguna duda es Estados Unidos.

El gobierno interino de Bolivia presentó ante la fiscalía el viernes una denuncia penal contra Evo Morales, exiliado en México, por “sedición y terrorismo”, a raíz del presunto llamado del expresidente a cercar la capital, La Paz, mediante bloqueos en un audio difundido por autoridades.

Linera negó la participación de Morales en dicha grabación. “No me consta el origen del audio (…) hay muchos audios y hay que tener mucho cuidado con los audios para usarlos como medio de ataque y tergiversación de la realidad”, concluyó.