El ya exministro de Salud, Marcelo Navajas, junto a la ministra de Comunicación, Isabel Fernández, durante una reciente comparecencia pública.
Los médicos protestan por pruebas rápidas de coronavirus, bolsas para cadáveres, más médicos y mejores condiciones de trabajo para lidiar con la propagación del nuevo coronavirus, fuera del Hospital del Norte en El Alto, Bolivia.

COCHABAMBA, BOLIVIA - El Gobierno de Bolivia anunció la destitución del ministro de Salud, Marcelo Navajas, quien este miércoles fue aprehendido por las autoridades por un escándalo relacionado con la compra de respiradores clínicos para el tratamiento de enfermos de COVID-19.

La ministra de Comunicación Isabel Fernández comunicó que ahora el cargo lo ocupará de manera interina la viceministra de Salud y Promoción, Eidy Roca.

"La Presidenta ha decidido apartar al Ministro de Salud, Marcelo Navajas, y de esta forma se pretende evitar cualquier interferencia en el trabajo de la justicia o el entorpecimiento de las pesquisas", dijo Fernández en conferencia de prensa.

La presidenta interina de Bolivia, Jeanine Áñez, esta mañana en Palacio de Gobierno.
Bolivia: Cambio de ministro en plena crisis por el COVID-19
En medio de la pandemia del COVID-19 se produce en Bolivia el cambio de ministro de Salud. Desde Bolivia informa la corresponsal de la Voz de América, Fabiola Chambi.

Los reportes de prensa en las últimas horas sobre la compra de respiradores de fabricación española por parte del Gobierno de Bolivia para pacientes con COVID-19, desencadenó una polémica al salir a la luz que fueron adquiridos por casi el triple de su valor.

Anoche la presidenta Jeanine Áñez dijo a través de Twitter que "gracias a denuncias en redes y medios" se inció un investigación sobre un caso de posible corrupción en la compra "de los respiradores españoles”.

Ya el miércoles añadió, también a través de Twitter: “He ordenado que no se pague un centavo más. Mi compromiso es recuperar el dinero de los bolivianos. Seguiremos investigando caiga quien caiga.”.

El gobierno boliviano adquirió 170 respiradores artificiales a un costo de 28.000 dólares cada uno, cuando la empresa la empresa española fabricante, GPAInnova, indicó que su costo es de 6.540 dólares. Los equipos estaban financiados por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

La Fiscalía de Bolivia investiga a cinco personas, entre ellas tres funcionarios de Salud, incluido el ahora exministro Marcelo Navajas, y dos funcionarios del BID.