La justicia de Guatemala había condenado a Manuel de Jesús Castillo Medrano a 203 años de cárcel por un cuádruple asesinato en 2010.
La justicia de Guatemala había condenado a Manuel de Jesús Castillo Medrano a 203 años de cárcel por un cuádruple asesinato en 2010.

Un exdiputado guatemalteco condenado a 203 años de cárcel por el homicidio de cuatro personas fue asesinado el domingo dentro de la prisión en que cumplía su sentencia, informó la Dirección del Sistema Penitenciario de Guatemala.

Manuel de Jesús Castillo Medrano fue asesinado a tiros por otro recluso, quien le hizo varios disparos a la cabeza durante la hora de visitas en el centro penitenciario, situado en las afueras de la capital guatemalteca.

Fotografías que circularon en redes sociales mostraban a Castillo Medrano con el rosto cubierto en sangre en un área aislada del penal.

Castillo fue condenado en 2010 a 203 años de prisión por la muerte de los diputados salvadoreños Eduardo D’aubisson, William Pichinte, José Ramón González y su piloto Gerardo Ramírez, quienes fueron secuestrados y asesinados en febrero de 2007.

Namita Beggins, vocera del Departamento de Estado de EE.UU., en entrevista con la Voz de América.
EE.UU.: Departamento de Estado ve con preocupación focos de violencia en América Latina
EE.UU.: Departamento de Estado ve con preocupación focos de violencia en América Latina

 

Los cuatro cadáveres fueron hallados en un auto carbonizado en la aldea el Jocotillo, cerca de la Ciudad de Guatemala, a donde se dirigían para asistir a una sesión del Parlacen, en un caso que creó tensión entre los gobiernos de El Salvador y Guatemala.

Durante las pesquisas se comprobó la participación de una banda criminal, encabezada por Castillo Medrano y el diputado salvadoreño Roberto Silva Pereira.

Por el crimen fueron enviados a juicio Castillo y ocho integrantes de la banda de Jalpatagua y declarados culpables en diciembre de 2010. Castillo recibió 203 años de prisión y siete acusados penas de 17 a 210 años.

Entre las conjeturas sobre el móvil del crimen, se sospechó que los responsables se apropiaron de cinco millones de dólares transportaban las víctimas.