Enlaces para accesibilidad

Washington y Virginia se preparan en aniversario de mitin supremacista


Una manifestante parada frente a oficiales de policía del estado de Virginia que forman un cordón en la Universidad de Virginia, antes del primer aniversario de las protestas de Charlottesville 2017 "Unite the Right", en Charlottesville, Virginia, el 11 de agosto de 2018.

Washington, la capital estadounidense, y el vecino estado de Virginia se preparan para manifestaciones por el primer aniversario de una manifestación nacionalista blanca en Charlottesville, Virginia, que derivó en una violencia mortal.

Los nacionalistas blancos y los contra-manifestantes se congregarán en un parque frente a la Casa Blanca en medio de enormes precauciones de seguridad para evitar la violencia.

Jason Kessler, el organizador de la manifestación del año pasado en Charlottesville, había prometido celebrar el mitin de "derechos civiles blancos" del domingo después de que Charlottesville le negara un permiso de protesta.

Mientras tanto, en Charlottesville, a 160 kilómetros al suroeste de Washington, se espera que varios miles de personas se reúnan para observar lo que sucedió el año pasado y promover la curación racial.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, emitió el sábado una petición de unidad.

"Debemos unirnos como nación", escribió Trump en Twitter desde su club de golf en Nueva Jersey. "Condeno todos los tipos de racismo y actos de violencia. ¡Paz a TODOS los estadounidenses!".

Trump agregó que ha "luchado" para mejorar las vidas de las minorías y prometió "¡nunca dejaré de luchar por TODOS los estadounidenses!".

Hace un año, la respuesta del presidente a la manifestación en Charlottesville, donde una mujer fue asesinada al ser atropellada por un automóvil conducido por un nacionalista blanco, recibió fuertes críticas cuando declaró en una conferencia de prensa que había "muy buenas personas en ambos lados".

Más tarde el sábado, la hija de Trump, Ivanka, hizo lo que su padre no hizo. Ella directamente denunció a supremacistas blancos y neonazis en un mensaje en Twitter.

"Si bien los estadounidenses tienen la bendición de vivir en una nación que protege la libertad, la libertad de expresión y la diversidad de opiniones, no hay lugar para la supremacía blanca, el racismo y el neonazismo en nuestro gran país".

El residente de Charlottesville, Michael Lamb, dijo a la VOA que el año pasado "la policía no pudo o tomó la decisión de no hacer cumplir la ley. Este año es muy, muy diferente. La policía estatal de Virginia está aquí en masa y controlan la situación".

Una estudiante de la Universidad de Virginia, Shefali Hedge, dijo: "He vivido en Charlottesville durante 10 años. Ahora soy una estudiante de medicina. Siempre he estado muy frustrada por lo poco que hizo la administración después del año pasado. Quiero representar a la escuela y mis compañeros de clase y oponerme a la supremacía blanca, contra lo que sucedió aquí el año pasado".

Alcaldesa promete 'todos los recursos'

La alcaldesa de Washington, Muriel Bowser, dijo la semana pasada que firmó una orden para intensificar las operaciones de emergencia en preparación de la manifestación que está programada para el domingo en Lafayette Square, un parque frente a la Casa Blanca.

Los contra-manifestantes también tienen permisos para reunirse en el parque, así como en lugares cercanos.

Washington, D.C., la alcaldesa Muriel Bowser y el jefe del departamento de policía metropolitana, Peter Newsham, hablan con periodistas sobre los preparativos de la ciudad para la manifestación de nacionalistas blancos que marca el primer aniversario de la protesta "Unite the Right" en Charlottesville, Virginia, en 2017.
Washington, D.C., la alcaldesa Muriel Bowser y el jefe del departamento de policía metropolitana, Peter Newsham, hablan con periodistas sobre los preparativos de la ciudad para la manifestación de nacionalistas blancos que marca el primer aniversario de la protesta "Unite the Right" en Charlottesville, Virginia, en 2017.

"Significa que estoy poniendo a disposición todos los recursos ... para garantizar que tengamos eventos seguros", dijo en una conferencia de prensa en una sinagoga de Washington.

"Tenemos personas que vienen a nuestra ciudad con el único propósito de escupir odio", agregó Bowser. "Denunciamos el odio. Denunciamos el antisemitismo y denunciamos la retórica que esperamos escuchar este domingo".

El jefe de la policía de Washington, Peter Newsham, dijo que las armas de fuego estarán prohibidas en los mítines, incluso para los propietarios de armas con licencias legales. "Los oficiales estarán en alerta máxima para cualquiera que lleve un arma de fuego", advirtió.

El gobernador de Virginia Ralph Northam y funcionarios de la ciudad de Charlottesville anunciaron que el estado de emergencia estaría vigente de viernes a domingo en esa ciudad y partes del norte de Virginia, en las afueras de Washington.

Northam describió el estado de emergencia como una "herramienta administrativa" para movilizar rápidamente recursos, incluida la Guardia Nacional de Virginia, si hay brotes violentos.

Manifestantes de ultra-derecha se enfrentan a contra-manifestantes en la entrada del Parque Lee en Charlottesville, Va., 12 de agosto de 2017.
Manifestantes de ultra-derecha se enfrentan a contra-manifestantes en la entrada del Parque Lee en Charlottesville, Va., 12 de agosto de 2017.

'Totalmente preparado'

El superintendente de la policía estatal de Virginia, Gary Settle, dijo que más de 700 soldados estarán de servicio durante el fin de semana y que estarán "completamente preparados para actuar" para prevenir la violencia.

El mitin "Unite the Right" en un parque de Charlottesville fue organizado en 2017 por supremacistas blancos y grupos neonazis para protestar por los planes de eliminar una estatua de Robert E. Lee, comandante del Ejército de los Estados Confederados durante la Guerra Civil de Estados Unidos en el siglo 19.

La manifestación atrajo a los contra-manifestantes, y los enfrentamientos rápidamente estallaron entre los dos grupos.

La contra-manifestante Heather Heyer, de treinta y dos años, murió después de que un automóvil la atropelló. El conductor, un autodenominado simpatizante neonazi, ha sido acusado de asesinato y otros cargos. Su juicio está programado para noviembre.

Dos soldados del estado de Virginia que estaban monitoreando la manifestación perecieron más tarde en el cumplimiento de su deber cuando su helicóptero se estrelló.

Facebook Forum

XS
SM
MD
LG