Enlaces para accesibilidad

Contreras: "Referéndum" no es legalmente vinculante pero no es ilegítimo


Eustoquio Contreras, diputado oficialista en la Asamblea Nacional de Venezuela

Los venezolanos acuden este domingo a votar en un referéndum convocado por la Asamblea Legislativa en uso de las atribuciones que le concede la Constitución vigente y que plantea 3 preguntas que la oposición política considera “claves” para un cambio de rumbo en el país.

El esfuerzo que involucra a venezolanos dentro del país y en el exterior motiva expresiones de apoyo de organizaciones nacionales e internacionales, e incluso el reconocimiento de un proceso que es legal de parte de seguidores del gobierno.

Mientras la oposición se esfuerza por encontrar una salida pacífica a través de este mecanismo democrático, hay oficialistas que coinciden con uno de los puntos de la consulta popular y es la relativa a la suspensión de la convocatoria a la Asamblea Constituyente.

Ese es el caso del diputado oficialista por el Gran Polo Patriótico, Eustoquio Contreras, que se define como chavista y bolivariano, y fue vicecanciller de la República en el gobierno del presidente Hugo Chávez. En entrevista telefónica con la Voz de América desde Caracas, expuso sus puntos de vista que, según dijo, fueron transmitidos a miembros del gobierno del presidente Nicolás Maduro.

Contreras fue uno de los redactores de la Constitución venezolana vigente a la fecha y advierte que en Venezuela se vive un momento crítico que puede afectar al modelo socialista.

En este diálogo con la Voz de América, el diputado Contreras remarca sus preocupaciones.

Eustoquio Contreras, diputado oficialista en la Asamblea Nacional de Venezuela
Eustoquio Contreras, diputado oficialista en la Asamblea Nacional de Venezuela

¿Cuál es su punto de vista respecto a la convocatoria que ha hecho la AN a una consulta popular el próximo domingo?

Yo soy un hombre del gobierno de Chávez, socialista, del Bloque Parlamentario de la Patria, que es así como nos definimos los del gobierno y en consecuencia todos compartimos los objetivos estratégicos del proyecto bolivariano de construcción del socialismo democrático, pero tenemos apreciaciones diversas en cuanto al manejo de la táctica de la coyuntura.

Los órganos del poder constituido, la Presidencia de la República, ha convocado un proceso constituyente que yo no lo comparto. No lo comparto porque creo que la Constitución de 1999 no merece ser cambiada sino aplicada, observada, ejecutada. Los problemas del país no es porque la Constitución esté en desuso, sino porque no se han aplicado adecuadamente sus principios, sus orientaciones como programa de país.

A ello se le suma que se ha convocado, [la constituyente] a nuestro juicio de manera incorrecta, porque no se sometió a referéndum como si lo hizo el Comandante Chávez en el 99 a consulta popular para ver si el pueblo quería que se convocara a una Constituyente o no.

¿Usted y los miembros de su partido han hecho conocer esta posición al gobierno de Nicolás Maduro?

Se sabe, sí. Yo he tenido reuniones, no con él, pero sí hablé con el vicepresidente y allí aproveché para explicarle a través de Tareck el Aissami, que es un buen amigo, un buen dirigente. La discrepancia de la coyuntura no quiere decir que no compartamos lo de fondo del proyecto político pero yo respeto esa postura. Yo no fui consultado directamente y creo que muchos factores del gobierno no fueron consultados para esta idea. Lo que nos correspondió fue informarnos, analizarla y manifestar nuestra opinión de estar de acuerdo o no y es lo que yo estoy haciendo.

No estoy de acuerdo porque creo que la constituyente está vigente y no se convocó llenando los extremos democráticos y del poder soberano.

¿Cuál es su posición respecto a esta convocatoria que se ha hecho para esta consulta popular?

No es vinculante legalmente pero no es ilegítima desde el punto de vista democrático. Yo creo que está bien que lo hagan y sobre todo cuando hay un gran vacío de consulta popular en el proceso constituyente que se está llevando a cabo. Lo importante es que se haga, no violentamente y observando las reglas de juego del sistema político venezolano, de tal manera que el venezolano que quiera hacer una consulta que la haga y el que quiera participar que participe, hay tres preguntas.

El que no quiera ir que no vaya y el que quiera ir y responder parcial o totalmente que lo haga, ese no es el problema. Yo creo que los problemas de un país en democracia se resuelven con más democracia, con más participación y más consulta.

Dentro de todo este proceso sabemos la identificación que usted y el Polo Patriótico tiene y que son básicamente considerados oficialistas, en ese sentido, esta situación que se está presentando en Venezuela, ¿cómo los afecta?

Muchísimo. Inclusive, el primer riesgo político que nosotros tenemos es que podemos perder el proceso. Yo creo que hay que reinterpretar la sociedad venezolana para ver de qué manera se va a impulsar un proceso que pretende cambios extraordinarios y yo no tengo la menor duda de que hay muchas desviaciones y ha habido muertes. Yo creo que lo primero a lo que estamos obligados es a garantizar la paz, somos los que tenemos los instrumentos de poder, de Estado en la mano. Yo creo que se ha equivocado la práctica.

En los próximos días a lo que asistiremos es a una convocatoria a la guerra. Si los que convocan al proceso constituyente dicen que el 30 habrá elección, como sea, a la fuerza si fuera necesario y la oposición, que hace mayoría con los que no estamos de acuerdo, dicen todo lo contrario, pues tú te imaginas, una crisis profunda.

¿Cuál es el marco sociopolítico que vive el país? Pues una profunda crisis económica, social, moral, que no tienen respuesta, porque las instituciones de la República viven el peor momento, en su decadencia, los titulares de esos despachos se insultan cuando la Constitución dice que deben sentarse bajo el principio de la colaboración de todos los poderes para que el Estado pueda cumplir sus fines.

Tampoco hay salida pacífica porque los actores políticos en razón del radicalismo, la rabia política y la polarización han matado la posibilidad de diálogo para un entendimiento. Entonces ¿qué es lo que nos queda? La vía de los hechos. De allí que yo creo que lo que el país está clamando es un entendimiento. Yo no descarto la posibilidad de que una luz de reflexión, de discernimiento de conciencia llegue a los corazones de los principales actores políticos del gobierno y de la oposición y abran un espacio para un entendimiento.

¿Usted se siente en este momento más cerca de la posición del gobierno o de la posición de la oposición y el pueblo venezolano?

Yo la única discrepancia que tengo con el gobierno es el tema de la Constituyente, yo sigo siendo un militante del proyecto de Chávez. Yo lo puedo definir así: los bolivarianos somos una familia con problemas, pero yo soy parte de esa familia.

Facebook Forum

XS
SM
MD
LG