Enlaces para accesibilidad

EE.UU. rechaza violencia en Parlamento de Venezuela


Más de 400 personas estuvieron atrapadas el miércoles varias horas en el hemiciclo del Palacio Federal Legislativo, sede de la Asamblea Nacional de Venezuela, cuando violentos grupos armados pro-gobierno asaltaron el complejo parlamentario.

Poco a poco y tras casi nueve horas dentro del Palacio Federal Legislativo en Caracas, comenzaron a salir en grupos escoltados por soldados de la Guardia Nacional Bolivariana las más de 400 personas que quedaron atrapadas en el lugar después que grupos violentos pro-gobierno atacaron violentamente el complejo.

Al menos 12 personas resultaron heridas, entre ellas cinco legisladores y trabajadores de la Asamblea Nacional. De los heridos Américo De Grazia fue uno de los más gravemente agredidos. De Gracia convulsionó mientras lo seguían golpeando hasta que quedó inconsciente.

El parlamentario fue trasladado a un centro asistencial y se encuentra en condición estable.

La oposición integrada en la Mesa de la Unidad, convocó para el jueves a una marcha hasta el Tribunal Supremo de Justicia, para protestar los hechos del miércoles.

“La violencia en Venezuela se llama Nicolás Maduro, tiene nombre y apellido”, dijo entre tanto Julio Borges, presidente de la Asamblea Nacional de este país a las afueras del legislativo de mayoría opositora, tras la jornada de violencia.

Por su parte el diputado Luis Florido instó a todos los países a "alertar sobre lo que sucede en Venezuela". Catalogó como "un intento de asesinato" los golpes que recibieron algunas personas en la Asamblea Nacional.

El ataque de los colectivos

Dentro del complejo se encontraban más de 400 personas, entre otras:108 periodistas, 120 trabajadores, 94 diputados, músicos que tocaron el Himno Nacional e invitados especiales.

Los colectivos armados vinculados al gobierno venezolano irrumpieron en el Palacio Federal Legislativo alrededor del mediodía, después de que el vicepresidente Tareck El Aissami y representantes del tren ministerial irrumpieran en el Salon Elíptico del Palacio para conmemorar el Día de la Independencia.

A pesar de que el recinto es jurisdicción del gobierno nacional, no se realizó la notificación necesaria a la directiva del Parlamento. Los sujetos lanzaron decenas de cohetones hacia el interior de la sede de la Asamblea, algunos de estos hirieron a periodistas. En las paredes se podían ver huellas de disparos.

Las detonaciones y agravios continuaron hasta el final, cuando escoltadas por la Guardia Nacional, las personas retenidas en el hemiciclo comenzaron a salir.

"Me tiraron una llave (herramienta) de carro", dijo el periodista de la Voz de América, Alvaro Algarra, quien estaba en el interior de la Asamblea Nacional.

Algarra había informado horas antes: "Los colectivos están afuera de la Asamblea Nacional y dicen que esto es un plantón y que no nos van a dejar salir".

El periodista dijo que ante la imposibilidad de abandonar el complejo, estaban "en los jardines dando vueltas, es un suicidio tratar de salir".

El edificio de la Asamblea Nacional estaba custodiado cuando comenzó el asedio, pero nadie hizo nada por varias horas para dispersar a los colectivos, dijo el periodista.

El diputado Freddy Guevara responsabilizó de los actos violentos al ministro de Defensa, Vladimir Padrino López y al coronel Vladimir Lugo, encargado de la seguridad del hemiciclo, reportó el diario digital La Patilla.

Los parlamentarios se encontraban cubriendo la sesión solemne por el Día de la Independencia cuando ocurrió la incursión de los colectivos.

“La comunidad internacional tiene que darse cuenta que hoy, que es el día de la fiesta nacional en el parlamento venezolano, lo que han mandado es violencia, eso no es nada nuevo. Aquí lo que estamos haciendo es resistencia por la dignidad de nuestro pueblo”, indicó Borges.

Al mismo tiempo, el parlamentario repudió la violencia y dijo que hay que tener “paciencia”, “fuerza” y “serenidad” en esta lucha.

El diputado venezolano Tomás Guanipa, quien también se encuentra en el interior de la Asamblea Nacional condenó los actos de violencia y confirmó que fueron colectivos armados los autores de los ataques.

“Hubo disparos. Aquí muestro los restos de una bala y los heridos todavía no han sido contabilizados. Que existan balas y paredes llenas de sangre es una demostración que ahora más que nunca tiene razón la lucha que estamos dando por la dignidad de un pueblo, la libertad, la paz, por tener un país donde nadie se imponga a través de las balas”, señaló el diputado Guanipa.

A pesar de la violencia ocurrida durante la sesión solemne, el diputado Guevara expresó que los legisladores no darán marcha atrás y que finalmente lograron aprobar un acuerdo para convocar al pueblo de Venezuela a salir a manifestarse en defensa de la Constitución el próximo 16 de julio.

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro condenó la violencia "de donde quiera que venga" y exigió a la oposición condenar también la violencia en las bases militares y los ataques terroristas a las instituciones.

Durante el desfile militar por el Día de la Independencia de Venezuela, el presidente Nicolás Maduro dijo que no será cómplice de esos hechos violentos y pidió que se investiguen para llegar a la verdad.
Durante el desfile militar por el Día de la Independencia de Venezuela, el presidente Nicolás Maduro dijo que no será cómplice de esos hechos violentos y pidió que se investiguen para llegar a la verdad.

“Yo condeno esos hechos, no seré cómplice de esos hechos y he ordenado la investigación para que se haga justicia. No acepto violencia de nadie”, dijo Maduro.

El gobernante venezolano calificó de “hechos extraños” lo ocurrido este miércoles en la sede de la Asamblea Nacional en Caracas, y pidió que “se investigue y se diga la verdad”, sobre los actos violentos que dejaron parlamentarios y periodistas heridos.​

Por su parte, el vicepresidente de Venezuela, Tareck el-Aissami dijo que la “Asamblea Nacional es un poder del Estado que ha sido secuestrado por la misma oligarquía que traicionó a Bolívar y su causa”.

Las declaraciones de El-Aissami se producen en el marco de su discurso en el llamado salón elíptico en el que leyó el Acta de la Independencia.

Cabe señalar que Tareck el-Aissami es considerado por Estados Unidos un narcotraficante y fue sancionado en febrero de este año con la anulación de su visa para venir al país, la confiscación de propiedades y la prohibición de realizar transacciones financieras o comerciales con instituciones estadounidenses.

Reacciones internacionales

A través de un comunicado, el Departamento de Estado de EE.UU. calificó como "un acto inaceptable" lo ocurrido hoy en Venezuela.

“Pedimos al gobierno venezolano que provea inmediatamente la protección de la Asamblea Nacional, asegure que los heridos en el ataque de este miércoles sean capaces de recibir atención médica. Instamos a todas las partes en Venezuela a que se abstengan de la violencia”,

El documento además fue enfático en informar que Estados Unidos se une a "las naciones a través del hemisferio", invitando al gobierno de Venezuela a "cumplir con los compromisos que hizo en el proceso de diálogo facilitado por el Vaticano" respecto a las elecciones que se avecinan en el país latinoamericano.

Por su parte Luis Almagro, Secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), rechazó los actos de violencia en Venezuela en su cuenta de Twitter.

Entre tanto los congresistas estadounidenses Ileana Ros - Lehtinen por el estado de Florida y Bob Menéndez de New Jersey, también reaccionaron rápidamente a través de sus redes sociales solidarizándose con el país latinoeamericano.

Facebook Forum

XS
SM
MD
LG