Enlaces para accesibilidad

Uruguay investiga si exreo de Guantánamo tiene vínculos con ISIS


Ex prisionero de Guantánamo, Jihad Diyab, durante una entrevista en Buenos Aires. Feb. 13 de 2015.

Por Leonardo Luzzi y Martin Arostegui

MONTEVIDEO, Uruguay - La policía en Uruguay está investigando si un ex detenido de Guantánamo a quien se le concedió refugio allí es miembro del grupo extremista Estado Islámico.

El supuesto militante es un ciudadano sirio llamado Abu Wa'el Dhiab, también conocido como Jihad Diyab, liberado en 2014 de la controvertida prisión de Estados Unidos en la Bahía de Guantánamo, Cuba. Su acusador, que según Dhiab le debe miles de dólares, es Omar Khader Attalla, un comerciante nacido en Palestina. Ambos hombres viven en Rivera, un departamento en el norte de Uruguay cerca de Brasil.

Las autoridades comenzaron a investigar el mes pasado, luego de que los hombres se demandaran mutuamente.

Dhiab estaba entre los seis detenidos trasladados de Guantánamo a Uruguay para su reasentamiento en 2014. Los seis, mayormente sirios como Dhiab, además de un tunecino y un palestino, habían estado detenidos desde 2002 por presuntos vínculos con el grupo jihadista Al Qaeda, pero nunca fueron acusados.

Responsabilidades de supervisión

Dhiab, quien fue alimentado a la fuerza para romper una huelga de hambre mientras estuvo en Guantánamo, ha buscado repetidamente la transferencia a un país árabe. Desde su liberación en Montevideo, viajó a la vecina Argentina y Brasil, así como a Venezuela y Marruecos, lo que plantea dudas sobre la supervisión.

En julio pasado, Dhiab fue aprehendido en el aeropuerto de Marruecos y deportado por portar un falso pasaporte tunecino, según informó la Associated Press en ese momento. En 2016, se presentó en el consulado sirio en la capital venezolana, Caracas, antes de ser enviado De regreso a Uruguay. El Ministerio de Relaciones Exteriores de Uruguay dijo en ese momento que la condición de refugiado de Dhiab le permitió abandonar el país.


Estados Unidos no transferirá a un detenido de Guantánamo sin "medidas de seguridad apropiadas", dijo la portavoz del Pentágono, Sarah Higgins, a VOA.

"Estados Unidos coordina con el país receptor las medidas de seguridad adecuadas y garantiza que estas transferencias sean consistentes con nuestra política de trato humano", dijo Higgins, comandante de la Marina, el viernes desde Guantánamo, donde estaba de visita.

"Es una disposición diferente según el país receptor; no hay pautas estándar. Hasta que un país acepte proporcionar medidas de seguridad adecuadas y tratar al detenido humanamente, no trasladaremos al detenido a ese país", señaló.

Pero un ex oficial de seguridad del Departamento de Estado de EE.UU. dijo a VOA la semana pasada que los cientos de detenidos en Guantánamo que fueron liberados reciben una supervisión mínima. "Su supervisión queda en gran parte a discreción de las autoridades locales", dijo el funcionario, que pidió permanecer en el anonimato porque todavía realiza un trabajo sensible para el departamento.

Los detenidos de Guantánamo demandan

De los 714 detenidos liberados o transferidos desde Guantánamo, desde la administración del presidente George W. Bush, casi el 17 por ciento -o 121 personas- fueron "confirmados de volver a involucrarse" en actividades terroristas, la oficina del Director de Inteligencia Nacional informó el pasado mes de marzo. Otro 12 por ciento, o 87, fueron sospechosos de hacerlo.
Cuarenta y un presos permanecen en Guantánamo.

El jueves pasado, en el 16 ° aniversario de la apertura de la prisión, 11 de ellos demandaron a la administración de Trump en la Corte de Distrito de los EE.UU. en Washington. Sus abogados afirman que mantener a los hombres en "detención perpetua" sin acusarlos viola la ley de los EE.UU.

Se alega afiliación a ISIS

La nueva investigación sobre Dhiab comenzó después de que Khader Attalla habló con la policía el 13 de diciembre, alegando que Dhiab lo había amenazado y había afirmado ser miembro de ISIS.

Funcionarios federales uruguayos están investigando la posible afiliación, dijo la fiscal del gobierno de Rivera, Bettina Ramos, a la Radio Carve de Montevideo.

Ramos dijo que los investigadores también estaban investigando cómo Dhiab podría haber adquirido los $ 30,000 que supuestamente el comerciante Khader Attalla le debía o le había robado. Dhiab y otros ex presos de Guantánamo en Uruguay han tenido dificultades financieras y han recibido ayuda del gobierno.

El abogado de Dhiab, Juan Segura, le dijo a El País que su cliente negó las acusaciones de Khader Attalla. Seguro también dijo que Dhiab había recibido los $ 30,000, en transferencias de dinero durante varios meses, de parientes en Siria y Turquía para "ayudarlo en una empresa ... para vender mercancía".

El abogado de Khader Attalla, Mariano Camacho, dijo que Dhiab le debía dinero a su cliente por diversos servicios, informó el diario uruguayo El País.

Jon B. Eisenberg, un abogado con sede en California que había representado a Dhiab en Guantánamo, cuestionó la nueva acusación de vínculos terroristas.

"Es una acusación muy fácil de hacer", dijo Eisenberg a VOA en una llamada telefónica la semana pasada, reconociendo que no había hablado con Dhiab desde septiembre de 2016. "Es similar a las acusaciones que el gobierno de EE.UU. Hizo contra el Sr. Dhiab, pero finalmente lo liberó de la custodia ".

Leonardo Luzzi informa para el servicio español de VOA desde Montevideo.

Facebook Forum

XS
SM
MD
LG