Enlaces para accesibilidad

"Un antes y un después": la generación Z ante el coronavirus


¿Ha cambiado la manera en la que la generación Z se comunica mientras más y más países imponen cuarentena?

La generación Z nació con las redes sociales. El 92% de los nacidos entre 1996 y 2015, más jóvenes que los famosos ‘milennials, tienen presencia online.

La pandemia del coronavirus, que se ha extendido a más de 170 países del mundo, los obligó a cambiar sus planes: estudiar desde la casa, vivir aislados o postergar su futuro profesional. Sin embargo, el mundo digital del que son nativos, ha servido como una herramienta para seguir comunicándose.

Las descargas de aplicaciones de videollamada se ha disparado en las últimas semanas, conforme las personas buscan maneras de ser sociales a pesar de la distancia.

¿Ha cambiado la manera en la que la generación Z se comunica mientras más y más países imponen cuarentena?

Tres jóvenes contaron a la Voz de América sus experiencias.

Mariana Vélez, 18, estudiante. (Italia)

Mariana se quedó sola. Conforme el gobierno italiano fue tomando medidas más restrictivas para frenar la propagación del coronavirus, sus amigos de la universidad se fueron a sus casas y su compañera de apartamento se volvió a Georgia, su país de origen. Ella vive en Milán, al norte del país, la zona más afectada por el virus. Solo en la ciudad donde ella vive hay 28,760 casos.

“Es muy duro estar sola”, dijo Mariana a la VOA y cuenta que su tiempo libre lo ha invertido, además de en tomar clases en línea —estudia primer año de marketing de moda—, en hacer yoga, bailar y hablar con su familia y amigos, quienes viven en Colombia, su país natal.

“Hablo más con mi familia de lo que hablaba antes”, cuenta Mariana: “He hablado con familiares con los que nunca había hablado antes, que me llamaron para saber cómo estoy”.

Y es que no es sólo la frecuencia de las conversaciones la que ha cambiado, sino también los temas. Con su familia, cuenta la joven, discute “sobre todo temas económicos”, de la preocupación de sus papás sobre los efectos del coronavirus. Con sus amigos, dice que habla de “temas mucho más profundos”, sobre los que antes no conversaba.

Ella espera que la experiencia, de estar en cuarentena, de tener que preocuparse mucho más por los demás haga “que las personas cambien” su manera de enfrentar la vida. Su generación dice, al menos las personas que conoce, “sí están conscientes de que aunque a uno le vaya a dar una tos, puede contaminar a otras personas”.

Andrea Rodríguez, 23, estudiante de máster. (Suiza)

Andrea salió de Italia pensando que iba a irse solo por una semana; ahora, lleva más de un mes fuera del país a donde viajó a estudiar un máster.

Está tomando clases online, aunque dice que no es lo mismo. “Es triste (…) uno invierte una cantidad de dinero, viene con expectativas pero no espera que pase algo así”, aseguró.

Con su familia, en Colombia, habla todos los días. El principal tema de conversación: el coronavirus. “Mi mamá se levanta y me da como las noticias y yo le doy las noticias de lo que está pasando acá”, contó.

Andrea tiene una fuerte presencia en redes sociales, con más de 58 mil seguidores en Instagram, a raíz de una práctica que hizo en las Naciones Unidas cuando estaba en su pregrado. El tema de la pandemia, dice, es lo que más genera interés ahora en los usuarios.

“Ahorita una persona que no hable de coronavirus no está hablando de lo que es”, dijo. Ya que el tema es delicado, Andrea trata de usar sus redes para hacer comentarios sobre lo que está pasando a partir de su experiencia.

“Intento decir (…) lo que me ha pasado a mí, no hablar en general”, acotó. “Tenemos que ser demasiado responsables con lo que publicamos”.

Para ella, va a haber “un antes y un después” en su vida después del coronavirus. “Espero que sea un cambio para bien y empecemos a valorar mucho más las cositas más pequeñas”, dijo.

Angélica Uribiña, 19 años, estudiante. (Colombia).

Ángelica está desde hace nueve días en cuarentena con sus papás, su hermana y su perro. En sus días, intenta mantener una rutina y está tomando algunas clases por internet, aunque su carrera —diseño de modas—requiere que el aprendizaje sea más “presencial”.

Antes de que el virus llegara a Colombia, obligando al gobierno a tomar medidas restrictivas, Angélica raramente contestaba los mensajes en su celular y su vida se concentraba más en la universidad.

“Ahora todo el mundo en vez de escribirme, me llaman de una vez”, dijo la joven. “Todo el mundo se está comunicando con videollamadas, para hacerlo lo más real posible”. Al verse obligada a estar en la casa, Angélica dijo que se dio cuenta que prefiere escuchar la voz de una persona a un mensaje en Whatsapp.

A diferencia de las generaciones anteriores, Angélica dice que las personas de su edad, se preocupan mucho más por el aspecto social del distanciamiento. “[Nos preocupa] estar con amigos, y la generación más grande están preocupados más por el trabajo”.

Sin embargo, ve una cierta apatía por parte de los mayores respecto al futuro del planeta. “Mi generación es más consiente de que el ser humano tiene que llevar una buena relación con el entorno”.

Facebook Forum

XS
SM
MD
LG