Enlaces para accesibilidad

Trump "no tiene idea" si puede hacer un trato con Pelosi


El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dijo el sábado que el cierre del gobierno podría durar indefinidamente.

Mientras el cierre parcial del gobierno de Estados Unidos entraba en los libros de récord, los miembros del Congreso habían abandonado la ciudad, no se habían programado negociaciones y el presidente Donald Trump tuiteaba al vacío.

El presidente no dio indicios el sábado sobre si declarará una emergencia nacional que podría romper el estancamiento, liberar dinero para el muro sin la aprobación del Congreso y dar inicio a desafíos legales y una tormenta política sobre el uso de ese extraordinario paso. Un día antes, dijo que no estaba listo para hacerlo "ahora mismo".

Los legisladores deben regresar a Washington desde sus estados y distritos del Congreso en la nueva semana.

Trump lanzó una serie de tuits rechazando la idea de que no tiene una estrategia para terminar lo que se ha convertido en el cierre de gobierno más largo en la historia de los Estados Unidos cuando entró en su día 22 el sábado. "¡Las elecciones tienen consecuencias!" declaró, es decir, la elección de 2016 en la que "prometí seguridad y protección" y, como parte de eso, un muro fronterizo.

Pero hubo otra elección, en noviembre, y la consecuencia de eso es que los demócratas ahora controlan la Cámara de Representantes y se niegan a dar dinero a Trump para un muro.

Trump amenazó nuevamente con que el cierre podría continuar indefinidamente. "Tenemos una masiva Crisis Humanitaria en la Frontera Sur. Estaremos cerrados por un largo tiempo a menos que los Demócratas regresen de sus 'vacaciones' y se pongan a trabajar. Yo estoy en la Casa Blanca listo para firmar!", escribió.

Más tarde, el sábado, complementó los tuits llamando por teléfono al programa de Fox News Channel "Justice with Judge Jeanine" (Justicia con la juez Jeanine) para continuar su campaña de relaciones públicas para el muro. Pirro presionó a Trump sobre por qué aún no había declarado una emergencia nacional, a lo que el presidente respondió que le está dando al Congreso la oportunidad de "actuar responsablemente".

Trump también dijo que "no tiene idea" de si puede conseguir un acuerdo con la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, quien se opone a gastar dinero en un "muro ineficaz y derrochador".

Se espera que el presidente en la nueva semana firme la legislación aprobada por el Congreso para proporcionar un pago retroactivo a unos 800,000 trabajadores federales que no reciben paga durante el cierre. Los cheques de pago debían emitirse el viernes, pero muchos trabajadores recibieron talonarios con ceros.

Esther Anastasia, una mujer en Boston, Massachusetts, sostiene un cartel que dice "Trabajadores Federales rehenes de 45" en referencia al presidente Trump, durante una protesta el viernes 11 de enero de 2019. Los trabajadores protestaron junto con el senador demócrata Ed Markey y otros partidarios para instar al presidente Trump a reabrir el gobierno.
Esther Anastasia, una mujer en Boston, Massachusetts, sostiene un cartel que dice "Trabajadores Federales rehenes de 45" en referencia al presidente Trump, durante una protesta el viernes 11 de enero de 2019. Los trabajadores protestaron junto con el senador demócrata Ed Markey y otros partidarios para instar al presidente Trump a reabrir el gobierno.

El secretario de Estado Mike Pompeo, quien viajó el sábado a Abu Dhabi, afirmó que la moral es buena entre los diplomáticos de los EE.UU. "Estamos haciendo todo lo posible para asegurarnos de que no afecte a nuestra diplomacia", dijo.

Casi la mitad de los empleados del Departamento de Estado en Estados Unidos y alrededor de una cuarta parte en el extranjero han sido suspendidos durante el cierre. Con la excepción de ciertos empleados locales en el extranjero, el resto trabaja sin remuneración, como los encargados de apoyar el viaje de Pompeo, que hasta ahora lo ha llevado a Jordania, Irak, Egipto y Bahrein, con paradas adicionales por venir.

Una declaración de emergencia por parte de Trump podría romper el estancamiento al permitirle usar el dinero existente, no gastado, para construir el muro fronterizo entre Estados Unidos y México, sin necesidad de la aprobación del Congreso. Los demócratas se oponen a ese paso, pero no podrían detenerlo. Muchos republicanos también son cautelosos.

Personas graban con sus teléfonos el muro que separa Tijuana, México de Estados Unidos, el jueves 10 de enero de 2019.
Personas graban con sus teléfonos el muro que separa Tijuana, México de Estados Unidos, el jueves 10 de enero de 2019.

Sin embargo, la administración ha acelerado la planificación para ello. Funcionarios exploraron cómo desviar el dinero de una variedad de cuentas, incluidos los $ 13.900 millones entregados al Cuerpo de Ingenieros del Ejército después de los huracanes e inundaciones mortales del año pasado. Esa opción pareció perder fuerza tras una fuerte crítica.

Otras posibilidades incluían aprovechar los fondos de decomiso de activos, como el dinero incautado a los capos de la droga, según un republicano del Congreso que no está autorizado a hablar públicamente sobre conversaciones privadas. La Casa Blanca también estaba considerando el dinero de la construcción militar, otra opción políticamente difícil porque le quitaría fondos a una acumulación de cientos de proyectos retrasados.

Asesores externos han aconsejado a Trump que proceda a declarar una emergencia nacional por la "crisis" que, según él, existe en la frontera sur. Esto, como las encuestas sugieren que Trump está recibiendo la mayor parte de la culpa por el cierre.

Pero algunos en la Casa Blanca están tratando de aplicar los frenos. Jared Kushner estaba entre los que se oponían a la declaración, argumentando a su suegro que buscar un acuerdo de inmigración más amplio era una mejor opción. Una persona familiarizada con el pensamiento de la Casa Blanca dijo que en las reuniones de la semana pasada, el mensaje era que la administración no tiene prisa y quiere considerar varias opciones. La persona no estaba autorizada para hablar de sesiones privadas y habló bajo condición de anonimato.

Pelosi argumentó que Trump simplemente está tratando de desviar la atención de la investigación del fiscal especial Robert Mueller y otros problemas de la Casa Blanca. "Esto es una gran diversión, y él es un maestro de la diversión", dijo a los periodistas.

Lea: Trump reacciona a informe que indica que el FBI lo investigó sobre relaciones con Rusia

Trump ha dicho a los asesores que él cree que la lucha por el muro, incluso si nunca recibe dinero para ello, es una victoria política para él.

Algunos de los asesores externos que quieren que él declare una emergencia nacional dicen que podría tener dos beneficios.

Primero, le permitiría afirmar que él fue quien actuó para reabrir el gobierno. En segundo lugar, los inevitables desafíos legales enviarían el asunto a los tribunales, lo que permitiría a Trump continuar la lucha por el muro y seguir entusiasmando a sus partidarios, mientras que en realidad no cierra el gobierno ni le exige de inmediato que comience la construcción.

Pero aunque eso podría terminar con el enfrentamiento y permitir que el Congreso avance a otras prioridades, algunos republicanos creen que tal declaración usurparía el poder del Congreso y podría llevar a futuros presidentes demócratas a tomar medidas similares para promover las prioridades liberales.

"La mayoría de los conservadores quieren que sea el último recurso que use", dijo el representante Mark Meadows, republicano por Nueva York, un líder del House Freedom Caucus, el grupo conservador de la Cámara de Representantes que frecuentemente habla con Trump. "Pero esos mismos conservadores, estoy seguro de que si se implementa, considerarían que él ha hecho todo lo que podía hacer para negociar con los demócratas".

Facebook Forum

XS
SM
MD
LG