Enlaces para accesibilidad

Alarma pero no sorpresa en reunión Trump-Netanyahu

  • Voz de América - Redacción

A Grand Deal Q and A

Los palestinos están expresando su alarma - pero no sorpresa - por el resultado de la reunión del miércoles en Washington entre el presidente de Estados Unidos y el primer ministro israelí, en la cual el presidente Donald Trump pareció retroceder décadas en la política estadounidense.

En un claro cambio respecto a años de política exterior respaldada por demócratas, republicanos y comunidad internacional, el mandatario estadounidense avaló una "solución de un estado" para cerrar un acuerdo de paz entre israelíes y palestinos.

Esto se traduce en un contundente respaldo a Tel Aviv.

"Estoy mirando a dos estados y a un estado, y me gusta la que le guste a las dos partes. Estoy muy feliz con la que le guste a las dos partes. Puedo vivir con ambas", dijo el miércoles Trump, durante una conferencia de prensa en la Casa Blanca, con el primer Ministro de Israel, Benjamín Netanyahu.

Netanyahu agradeció el respaldo de Trump.
Netanyahu agradeció el respaldo de Trump.

"Pensé por un rato que dos estados parecía la más fácil de las dos. Si Israel y los palestinos están felices, yo estoy feliz con la que les guste más", insistió.

Con esa frase, Trump rompió con décadas de respaldo global y en Estados Unidos a la llamada "solución de dos estados" entre israelíes y palestinos.

Además, ofreció otro gesto de respaldo de la Casa Blanca al reafirmar que le gustaría trasladar la Embajada de Estados Unidos a Jerusalén, epicentro de la histórica puja en Medio Oriente.

Nikki Haley, embajadora de Estados Unidos ante las Naciones Unidas, también dijo el jueves que "la solución de dos Estados es lo que apoyamos".

Pero eso no hizo nada para calmar la ira entre los palestinos, que se mantuvieron enfocados en la apertura de Trump a un solo estado.

Los palestinos han rechazado de manera tajante la "solución de un estado", y el líder palestino, Mahmoud Abbas, ha advertido que el traslado de la misión diplomática norteamericana a Jerusalén "destruiría el proceso de paz", paralizado desde hace años.

Parado a su lado, Netanyahu agradeció el respaldo de Trump, quien lo llamó "Bibi". Ambos líderes se reconocieron como amigos.

"No hay más grande partidario del Estado judío y del pueblo judío que Donald Trump", afirmó el premier israelí.

Su opinión

Muestre comentarios

XS
SM
MD
LG