Enlaces para accesibilidad

Médico presidencial declara a Trump "en excelente salud"


El presidente Donald Trump se despide del médico de la Casa Blanca doctor Ronny Jackson antes de subir a su helicóptero oficial Marine One, luego de someterse a su primer exámen físico como mandatario en el hospital militar Walter Reed National en Bethesda, Maryland. Enero 12, 2018.

El médico del presidente Donald Trump en la Casa Blanca lo declaró en "excelente salud" después de que el presidente recibiera su primer chequeo médico en el hospital militar Walter Reed el viernes, sometiéndose a un examen físico en medio de sugerencias en un libro reciente y de sus detractores de que es mentalmente incapacitado.

El Dr. Ronny Jackson, en un comunicado emitido por la Casa Blanca, dijo que el examen "fue excepcionalmente bien. El presidente se encuentra en excelente estado de salud y espero poder informar algunos detalles el martes". Trump pasó cerca de tres horas en el centro médico de Bethesda, Maryland, en las afueras de Washington, para el chequeo del viernes por la tarde, el primero como presidente, antes partir a Florida donde pasará en su mansión de Mar a Lago, el fin de semana largo por el feriado de Martin Luther King, el lunes.

El examen bastante rutinario para los presidentes anteriores ha adquirido una importancia desmesurada en la época de Trump, dado el tono de algunos de sus tuits, los comentarios atribuidos a algunos de sus consejeros cercanos y recientes comentarios ininteligibles de Trump en la televisión nacional.

Algunos de los comentarios fueron publicados en un nuevo libro sobre el primer año de Trump, "Fuego y furia: dentro de la casa blanca Trump" de Michael Wolff, que la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Sarah Huckabee Sanders, denunció como `` completa fantasía '', porque retratan a su jefe de 71 años como indisciplinado e inestable como presidente.

El propio Trump ha repelido fuertemente cualquier sugerencia de que sea mentalmente incapacitado, y se declara "un genio muy estable". Le dijo a los periodistas el jueves que esperaba que el examen "vaya muy bien". Estaré muy sorprendido si no lo es'', dijo.

El examen duró varias horas y midió cosas como la presión arterial, el colesterol, el azúcar en la sangre, la frecuencia cardíaca y el peso de Trump. La Casa Blanca no proporcionó resultados específicos de esas pruebas. Se espera que Jackson, que también brindó atención al presidente Barack Obama y se convirtió en médico de la Casa Blanca en 2006, brinde una lectura detallada del examen el martes y responda las preguntas de los periodistas.

Pero las conclusiones sobre la agudeza mental de Trump no se esperan. La Casa Blanca dijo que Trump no se sometería a un examen psiquiátrico. Los funcionarios no abordaron un tipo diferente de detección: evaluaciones del estado cognitivo que examinan las funciones neurológicas, incluida la memoria. Las evaluaciones cognitivas no son rutinarias en exámenes físicos estándar, aunque recientemente se cubrieron en las visitas anuales de bienestar de Medicare para personas mayores.

Si bien los exámenes no son obligatorios, los presidentes modernos generalmente se someten a ellos regularmente y publican un informe médico que declara que están "en condiciones para cumplir el deber".

Dos meses antes de las elecciones de noviembre de 2016, Trump publicó una carta de cinco párrafos de su médico de larga data, el Dr. Harold Bornstein, quien concluyó que Trump "tiene una excelente salud física''. Un año antes, Bornstein dijo en una carta de diciembre de 2015: "Si es elegido, el Sr. Trump, puedo afirmar inequívocamente, que será el individuo más saludable que haya sido elegido para la presidencia ''.

La carta de 2016 colocó las mediciones de la presión arterial y el colesterol de Trump en un rango saludable, aunque usa una medicación con estatinas para reducir el colesterol. Su EKG, radiografía de tórax, ecocardiograma y azúcar en sangre fueron normales.

De acuerdo al informe, Trump mide 1,92 metros y pesaba 236 libras (107 kilogramos), con un índice de masa corporal, o IMC, de 29,5 lo que lo puso en la categoría de sobrepeso para su estatura.

Trump toma Crestor por su colesterol, una dosis baja de aspirina para prevenir el ataque al corazón, Propecia para tratar la calvicie y antibióticos para la rosácea. La carta del médico de 2016 indicaba que el nivel de testosterona de Trump, de 441,6 se encontraba en el rango normal, al igual que su lectura de PSA para anormalidades de próstata y pruebas de su hígado y tiroides.

Trump tenía 70 años cuando asumió el cargo el 20 de enero de 2017, convirtiéndose en la persona más anciana elegida para el cargo más importante del país.

La cantidad de información médica de Trump que se divulga al público depende del presidente, pero Sanders dijo que espera que la Casa Blanca divulgue el mismo tipo de detalles que los presidentes anteriores han hecho públicos.

Los tres informes médicos de Obama incluyeron secciones sobre estadísticas vitales; examen físico por sistema, como ojos, pulmonar y gastrointestinal; resultados de laboratorio; su historial médico y quirúrgico pasado; su historia social; y medicamentos, entre otros.

El presidente Donald Trump llega a su campo de golf en West Palm Beach para jugar con miembros del Servicio de Guaradacostas de EE.UU. Dec. 29, 2017
El presidente Donald Trump llega a su campo de golf en West Palm Beach para jugar con miembros del Servicio de Guaradacostas de EE.UU. Dec. 29, 2017

Trump ha dicho que hace la mayor parte de su ejercicio jugando al golf. La Asociación Estadounidense del Corazón ha dicho que los mejores tipos de ejercicio aumentan la frecuencia cardíaca y hacen que una persona respire con fuerza, pero que actividades como el golf no proporcionan tanto beneficio cardiovascular, ya que no requieren mucho esfuerzo extra. La asociación sugiere que los jugadores recorran el campo de golf en lugar de alquilar un carrito de golf. Trump conduce un carro de un agujero a otro.

Obama jugó al baloncesto, levantó pesas, entrenó en una máquina elíptica o cinta de correr y jugó al golf. George W. Bush intercambió carreras de ciclismo de montaña para preservar sus rodillas. Bill Clinton era un corredor que instaló una pista para correr en la Casa Blanca. También jugaba al golf y le gustaban las Big Macs.

A Trump también le gusta la comida rápida, junto con filetes bien cocidos, pastel de chocolate y bolas dobles de helado de vainilla. Según los informes, toma 12 Coca-Colas de dieta diarias. En su reciente libro, "Let Trump Be Trump", los ex asistentes de campaña Corey Lewandowski y David Bossie describieron los cuatro principales grupos de alimentos en el avión de campaña de Trump como "McDonald's, Kentucky Fried Chicken, pizza y Diet Coke''.

Facebook Forum

XS
SM
MD
LG