Enlaces para accesibilidad

Trump: "Reforma tributaria busca grandes recortes en décadas"

  • Voz de América - Redacción

La reforma al código tributario de Estados Unidos ha eludido a legisladores durante décadas. La última fue aprobada en 1986.

El presidente Donald Trump anunció un plan republicano de reforma tributaria el miércoles, con el propósito de proporcionar un "milagro para la clase media" para muchos estadounidenses y con cambios para aliviar a las corporaciones de lo que la Casa Blanca llamó un sistema "punitivo".

Trump reveló detalles del plan ante una multitud entusiasta en Indianápolis, Indiana, diciendo que ésta era una oportunidad "una vez en una generación" para ofrecer alivio fiscal a los estadounidenses que trabajan.

Calificó de "anticuado, complejo y extremadamente oneroso" el código tributario y dijo que era "una reliquia y una barrera colosal" que obstaculiza el regreso económico de Estados Unidos.

Trump dijo que los contribuyentes gastan miles de millones de dólares cada año en ayuda profesional para calcular sus declaraciones de impuestos.

Bajo la propuesta republicana, el presidente dijo, las regulaciones tributarias serán "simples y justas", y la mayoría de las declaraciones de impuestos anuales de los estadounidenses encajarán en una sola hoja de papel.

La propuesta provocó críticas argumentadas en que el plan favorece tanto a los ricos como a las empresas. Sin embargo Trump insiste en que el proyecto beneficiará a los trabajadores y está enfocado en crear más empleos.

Detalles del proyecto de la reforma tributaria

Los republicanos planean bajar las tasas de impuesto sobre la renta de las empresas, reducir los impuestos para las pequeñas empresas, reducir la tasa de impuesto sobre la renta de los individuos y eliminar algunas de las exenciones tributarias ampliamente utilizadas, incluyendo una que beneficia a las personas en estados de altos impuestos dominados por los demócratas.

"Va a ser algo especial", dijo Trump a periodistas en la Casa Blanca.

El plan, forjado durante meses de conversaciones entre los asesores de Trump y los republicanos en el Congreso, ofrece al parecer pocos detalles sobre cómo pagar los recortes sin alimentar déficits.

Trump, un magnate inmobiliario convertido en político, dijo al ser preguntado por los periodistas que él personalmente no ganaría nada financieramente de la propuesta.

"Creo que hay beneficio para la gente", dijo Trump, quien se ha negado a publicar sus propias declaraciones de impuestos a diferencia de muchos de sus predecesores de la Casa Blanca.

Los republicanos no han producido grandes éxitos legislativos desde que Trump asumió el poder en enero, aunque controlan la Casa Blanca y ambas cámaras del Congreso.

Los detalles del plan tributario fue esbozado días después de que el proyecto de ley de salud, propuesto por los republicanos, se derrumbara en el Senado.

El plan reduciría la tasa individual superior de 35 por ciento desde 39,6 por ciento, pero también aproximadamente el doble de la deducción estándar, una cantidad fija de ingresos exentos de impuestos, para todos los contribuyentes.

El plan prevé una tasa impositiva del 20 por ciento sobre las sociedades, por debajo del actual 35 por ciento, pero no tan bajo como la demanda inicial de Trump del 15 por ciento.

Trump dijo el miércoles que su propuesta del 15 por ciento era una posición de negociación para que pudiera obtener una tasa del 20 por ciento. "No estoy negociando ese número", dijo Trump. "Veinte (por ciento) es un número perfecto".

Las empresas en los Estados Unidos pagan altos impuestos por los estándares globales, pero muchos de ellos pagan mucho menos que la tasa de título debido a las lagunas y los incentivos fiscales.

Los republicanos tienen una delgada mayoría de 52 a 48 congresistas en el Senado, y pueden necesitar algunos demócratas de su lado para ganar la propuesta.

"Si este marco tiene que ver con la clase media, entonces Trump Tower es una vivienda de clase media", dijo sarcásticamente el senador Ron Wyden, principal demócrata del Comité de Finanzas del Senado.

Ahora o nunca

​El presidente de la Cámara Paul Ryan, dijo que es urgente que el Congreso apruebe este plan, añadiendo que el "momento es ahora o nunca".

Los analistas han advertido que los recortes impositivos enormes aumentarían el déficit y la deuda federal si el crecimiento económico proyectado por los republicanos, no se materializa en medio del aumento de las tasas de interés.

La Casa Blanca y los republicanos del Congreso no dieron una estimación del costo del plan. Sin embargo el grupo de políticas sin fines de lucro de la Fundación de Impuestos había calculado previamente que este reduciría los ingresos federales en hasta 5,9 billones de dólares en la próxima década.

Los republicanos argumentan que los recortes de impuestos serían compensados por los nuevos ingresos obtenidos de eliminar las lagunas fiscales e impulsarían el crecimiento económico más sólido de Estados Unidos, predicciones que cuestionan los críticos.

El marco tributario establecería una tasa del 25 por ciento para los ingresos empresariales de negocios llamados "pases". Estas empresas, por lo general pequeñas, representan un 95 por ciento de todas las empresas estadounidenses.

Bajo la ley tributaria actual, los beneficios empresariales se "pasan a través de" a los propietarios como ingresos personales, que a menudo se gravan en la tasa de 39,6 por ciento del impuesto sobre la renta individual.

Los republicanos propusieron eliminar algunas deducciones fiscales existentes, aunque conservan deducciones por pagos de intereses hipotecarios y deducciones de caridad. Propusieron desechar la deducción por la cantidad que un contribuyente paga en impuestos estatales y locales, lo que podría perjudicar a personas en estados de altos impuestos incluyendo California y Nueva York que tienden a votar por los demócratas.

Algunos expertos en presupuestos externos estiman que el plan podría reducir los ingresos tributarios del gobierno en más de 5 billones de dólares durante 10 años. Para compensar parte de los ingresos perdidos, los republicanos deben ponerse de acuerdo sobre los beneficios a eliminar.

Menos ingresos

​Los corchetes del impuesto sobre la renta de las personas naturales, se reducirían de siete a tres, y un número mayor de personas calificaría para el Crédito Tributario por 'Hijos', el cual estaría dirigido a ayudar a las familias trabajadoras de bajos ingresos. El crédito, actualmente de $ 1,000 por niño, se extendería a familias de ingresos más altos.

Otras propuestas, como la eliminación del impuesto sobre la renta y el impuesto mínimo alternativo, beneficiarían a los asalariados de altos ingresos.

El plan mantendría las exenciones fiscales para los donativos de caridad y los intereses hipotecarios; también propone enmiendas al código tributario que beneficiarían a la educación y la jubilación.

"Esta es una oportunidad única para reconsiderar nuestro código tributario. Podemos liberar la economía, promover el crecimiento, atraer empleos y mejorar la competitividad de Estados Unidos en el mercado global", dijo el líder de la mayoría del Senado, Mitch McConnell, de Kentucky.

La mayoría de los demócratas, sin embargo, han dicho que se opondrán a los cambios, argumentando que "el proyecto aumentaría la deuda o beneficiará a los ciudadanos más ricos".

El plan republicano "resultaría en una ganancia masiva para los estadounidenses más ricos y no proporcionará casi ningún alivio a los contribuyentes de clase media que más lo necesitan", enfatizó por su parte a los colegas en el Senado el líder de la minoría del Congreso, demócrata de Nueva York.

Facebook Forum

XS
SM
MD
LG