Enlaces para accesibilidad

Trump dice que está listo para ayudar tras tiroteo en Nueva Zelanda


El presidente Donald Trump expresó su solidaridad con Nueva Zelanda, después de que se presentara un tiroteo que dejó 49 víctimas y decenas de heridos.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, informó a través de su Twitter que habló con la primera ministra de Nueva Zelanda, Jacinda Ardern, el viernes para informarle que están listos para ayudar, tras el tiroteo en dos mezquitas, que dejó 49 víctimas mortales.

"Acabo de hablar con Jacinda Ardern, la primera ministra de Nueva Zelanda, sobre los horribles eventos que han tenido lugar en las últimas 24 horas. Le informé que estamos en solidaridad con Nueva Zelanda - y que cualquier asistencia que EE.UU. pueda brindar, estamos listos para ayudar. Te amamos Nueva Zelanda!", escribió el mandatario.

El Consejo de Seguridad de Estados Unidos condenó también el ataque: "Los miembros del Consejo de Seguridad reafirmaron que el terrorismo en todas sus formas y manifestaciones constituye una de las amenazas más graves para la paz y la seguridad internacionales", dijo el consejo de 15 miembros en una declaración, propuesta por Kuwait e Indonesia.

El consejo se puso de pie para observar un minuto de silencio por las víctimas el viernes.

Minimiza amenaza de racistas blancos

El presidente Donald Trump minimizó cualquier posible amenaza de parte de racistas blancos después del ataque.

Trump, cuyas propias respuestas previas al movimiento racista blanco han atraído la atención pública, manifestó el viernes sus condolencias por las víctimas que murieron en “lugares de culto convertidos en escenas de asesinatos perversos”.

Sin embargo, se negó a unirse a las expresiones de creciente preocupación por el nacionalismo blanco. Cuando se le preguntó si creía que era una amenaza creciente en todo el mundo, respondió: “En realidad no”.

“Creo que es un pequeño grupo de personas que tienen problemas muy, muy graves, supongo,” dijo Trump. “Si se observa lo que pasó en Nueva Zelanda, tal vez sea así. Aún no sé lo suficiente sobre eso, pero ciertamente es algo terrible”.

Trump fue preguntado sobre el nacionalismo blanco y la muerte a tiros de 49 personas en dos mezquitas de Christchurch después de haber vetado formalmente una resolución del Congreso que trató de bloquear su declaración de emergencia nacional en la frontera con México. Se espera que su veto, destinado a liberar dinero para construir más kilómetros de un muro fronterizo que busca frenar la inmigración ilegal, sobreviva a cualquier intento del Congreso de revertirlo.

Cuando se le preguntó sobre la referencia del acusado a él, Trump confesó ignorancia.

“Yo no lo vi. No lo vi”, dijo. “Pero creo que es un evento horrible... una cosa horrible, vergonzosa y un acto horrible”.

Trump, quien como candidato propuso prohibir la entrada de todos los musulmanes a Estados Unidos, ha sido criticado por su lentitud a la hora de condenar a los supremacistas blancos y a la violencia relacionada con ellos. Después de un enfrentamiento en 2017 entre nacionalistas blancos y manifestantes antirracistas en Charlottesville, Virginia, que dejó un manifestante muerto, Trump dijo que había “gente muy buena en ambos lados” de la confrontación. Tampoco rechazó inmediatamente el apoyo que le dio durante su campaña presidencial David Duke, un exlíder importante del KKK.

La matanza, ejecutada por al menos un hombre armado durante las plegarias del viernes en la ciudad de Christchurch, es el peor tiroteo masivo sufrido por el país y ha sido condenado por numerosos países de la región.

Un hombre armado retransmitió imágenes en directo en Facebook del ataque en una de las mezquitas, tras publicar un “manifiesto” en el que denunciaba a los inmigrantes.

Con información de AP

Facebook Forum

XS
SM
MD
LG