Enlaces para accesibilidad

Panel de Cámara Baja EE.UU. pide declarar en desacato a Secretario de Justicia


La Casa Blanca dijo que el fiscal general está protegiendo información confidencial que no puede revelar, y que de hacerlo iría contra la ley. El fiscal general William Barr reveló, el jueves 18 de abril, la versión redactada del reporte de Mueller.

La Comisión Judicial de la Cámara de Representantes votó el miércoles para declarar en desacato al fiscal general William Barr, intensificando la extraordinaria batalla legal de los demócratas con el gobierno de Trump por el acceso al informe Trump-Russia del fiscal especial Robert Mueller.

La votación puso fin a un día de una disputa cada vez más profunda entre los demócratas del Congreso y el presidente Donald Trump, quien por primera vez invocó el principio del privilegio ejecutivo, reclamando el derecho de bloquear a los legisladores del informe completo sobre la investigación de Mueller sobre la interferencia de Rusia para ayudar a Trump en las elecciones de 2016.

Fiscal general de EE.UU. William Barr, foto de archivo.
Fiscal general de EE.UU. William Barr, foto de archivo.

El presidente del Comité, Jerrold Nadler, de Nueva York, declaró que la acción del Departamento de Justicia de Trump era una clara nueva señal del "desafío general" del presidente a los derechos constitucionales del Congreso para llevar a cabo la supervisión.

"No nos gustó hacer esto, pero no tenemos otra opción", dijo Nadler después de la votación.

El bloqueo de la Casa Blanca, dijo, "es un ataque a la capacidad del pueblo estadounidense para saber qué está haciendo el poder ejecutivo", dijo. "Esto no puede ser".

Pero la portavoz del Departamento de Justicia, Kerri Kupec, dijo que fue decepcionante que los miembros del Congreso "hayan optado por involucrarse en un teatro político tan inadecuado".

Barr hizo "esfuerzos extraordinarios" para proporcionar al Congreso y al público información sobre el trabajo de Mueller, indicó.

La secretaria de prensa de la Casa Blanca, Sarah Sanders, dijo que ni la Casa Blanca ni Barr "cumplirán con las demandas ilegales e imprudentes del presidente Nadler".

Privilegio Ejecutivo

Aunque la Casa Blanca inicialmente dudó en invocar privilegios, Trump le dijo a su personal y asesores políticos en las últimas semanas que se negaran a cooperar con los demócratas, creyendo que el objetivo del partido era simplemente perjudicarlo políticamente cuan está iniciando su campaña de reelección. La batalla legal que se avecina podría extenderse hasta 2020, y la Casa Blanca tiene el objetivo de amarrar las investigaciones del Congreso hasta el día de las elecciones.

El privilegio ejecutivo es el poder del presidente para mantener información lejos de los tribunales, el Congreso y el público, con el fin de proteger la confidencialidad del proceso de toma de decisiones de la Oficina Oval.

La decisión del presidente tardó semanas en producirse, y es la siguiente escalada inevitable entre la Casa Blanca y el Congreso en una serie de investigaciones. La Casa Blanca ha rechazado todos los esfuerzos para investigar los tratos comerciales o las declaraciones de impuestos de Trump, así como el procedimiento de autorización de seguridad del ala oeste.

La comisión votó a lo largo de las líneas del partido, 24-16, para recomendar al pleno de la Cámara de Representantes que declare en desacato a Barr, pero solo después de unas cinco horas de acalorado y, a veces, emocional testimonio.

Los demócratas argumentaron que el Congreso se encontraba en una coyuntura histórica, ya que se enfrenta a lo que consideran el obstáculo de Trump a la capacidad de los legisladores para llevar a cabo la supervisión de la administración. Los republicanos describieron a la mayoría como enojada y acusaron que los ataques a Barr son porque el fiscal especial no concluyó que Trump se confabuló con Rusia para ganar las elecciones de 2016.

La demócrata Sheila Jackson Lee, de Texas, dijo: "El presidente ahora busca llevar una bola de demolición a la Constitución de los Estados Unidos".

Y el representante Cedric Richmond de Louisiana dijo que el camino por delante puede ser "desordenado", pero los demócratas deben luchar para "proteger nuestra democracia". Otros demócratas calificaron el enfrentamiento como un momento "serio" y "grave".

Sin embargo, el principal republicano del panel, Doug Collins, de Georgia, dijo que los demócratas estaban creando una crisis y apresurando el proceso para "mancillar el buen nombre de Bill Barr".

El representante Matt Gaetz, de Florida, un aliado de Trump, dijo que los demócratas estaban tratando de "deslegitimar" al presidente y esperar a que lo acusen.

"Supérenlo", dijo Gaetz.

La presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, dijo que el próximo paso será la consideración de toda la Cámara. Nadler dijo que eso sucederá pronto.

Si es aprobada por la Cámara de Representantes, donde los demócratas tienen una mayoría sólida, la resolución de desacato se moverá a una batalla judicial inusual, y potencialmente prolongada, de múltiples puntas con la administración Trump.

El desacato puede ser remitido al fiscal de Estados Unidos para el Distrito de Columbia, un funcionario del Departamento de Justicia que probablemente defenderá en lugar de oponerse a Barr. Los líderes demócratas de la Cámara también podrían presentar una demanda, aunque el caso podría tardar meses o incluso años en resolverse. Algunos miembros de la comisión han sugerido que también podrían multar a Barr por retener información.

Nadler dijo el miércoles que la negativa del gobierno de Trump a proporcionar al Congreso el informe completo de Rusia del fiscal especial presenta una "crisis constitucional".

En una carta que envió el miércoles a Trump, Barr explicó que los archivos del fiscal especial contienen millones de páginas de información clasificada y no clasificada. Dijo que fue el "abrupto recurso de la comisión del voto de desacato" lo que "no le ha dado tiempo suficiente para que considere completamente si debe hacer una afirmación concluyente del privilegio ejecutivo".

Barr le dijo a Trump que ahora debería hacer valer su privilegio, "en espera de una decisión completa sobre el asunto".

Las conversaciones con el Departamento de Justicia se rompieron por la citación de la comisión de una versión no redactada del informe.

Barr publicó una versión redactada del informe de más de 400 páginas de Mueller el mes pasado, pero los demócratas emitieron una citación por el documento completo, junto con la evidencia subyacente.

El departamento ha rechazado esa demanda, mientras que permite que algunos legisladores de la Cámara de Representantes y el Senado vean una versión con menos redacciones. Esa versión excluye la información del gran jurado, que necesita la aprobación de un juez para ser vista, y no incluye la evidencia subyacente del informe. Los demócratas han dicho que no verán esa versión hasta que obtengan un acceso más amplio.

Casi la mitad de las páginas del informe contienen algún tipo de redacción, incluidas las relacionadas con la campaña de influencia rusa, perdones presidenciales y otros temas.

Barr se negó a declarar en público ante la comisión después de un desacuerdo sobre la demanda de los demócratas de que respondiera las preguntas de un abogado de los legisladores además de los propios representantes. La comisión está en conversaciones para que el Mueller testifique el 15 de mayo, pero aún no hay acuerdo, y Trump ha dicho que Mueller no debe declarar.

Nadler también ha amenazado con declarar en desacato al ex asesor legal de la Casa Blanca, Don McGahn, si no testifica ante la comisión este mes. Nadler rechazó una afirmación de la Casa Blanca de que los documentos que McGahn se negó a proporcionar a pesar de la citación legislativa están controlados por la Casa Blanca, y por tanto McGahn no tiene ningún derecho legal sobre ellos.

Pelosi, quien ha contenido las llamadas de su flanco liberal para iniciar un proceso de juicio político contra Trump, dijo en una entrevista en el Washington Post el miércoles que el presidente, al obstruir al Congreso, estana buscando ser impugnado.

Mueller, en su informe, dijo que no podía establecer una conspiración criminal entre la campaña de Trump y Rusia, pero no llegó a una conclusión sobre si Trump obstruyó la justicia. Barr dijo que él y el vicefiscal Rod Rosenstein decidieron que no había motivos para acusar a Trump de obstrucción.

Facebook Forum

XS
SM
MD
LG