Enlaces para accesibilidad

Transparencia: Corrupción es un problema sistémico en América Latina


Alejandro Salas - Director para las Américas de Transparencia Internacional

Alejandro Salas, director para las Américas de Transparencia Internacional, afirma que el informe 2016 deja claro que Latinoamérica enfrenta uno de los peores momentos en materia de corrupción.

La organización Transparencia Internacional identifica a la corrupción como uno de los problemas más perjudiciales para el crecimiento sostenido de las naciones y en su informe 2016 destaca el aumento de este flagelo en Latinoamérica.

Alejandro Salas es el director para las Américas en este organismo y en entrevista con la Voz de América desde Berlín, Alemania, analiza el impacto de la corrupción en la región.

“Lamentablemente para América Latina no son buenas noticias, el problema es sistémico, estructural y está enraizado. Este informe identifica como se percibe la corrupción y nos muestra que la gran mayoría de los países, con muy pocas excepciones, reciben calificaciones muy por debajo de los 50 puntos”, dice Salas.

La puntuación de Transparencia Internacional está en la escala del 0 al 100, estableciendo que cuanto más te acercas al 0 el índice de corrupción es más alto.

“En este sentido, a nivel mundial y entre 176 países, Venezuela tiene 17 puntos y es uno de los peores puntajes, convirtiendo a este país en uno de los más corruptos”, dice el experto.

“Le siguen muy de cerca Haití, Nicaragua y Guatemala”, dice Salas a tiempo de enfatizar que en América Latina hay tres países que obtienen calificación por encima de 50 puntos.

“Uruguay está en el puesto 71, Chile en el 66 y Costa Rica en el 58”, destaca Salas considerando esta como la mejor noticia para la región.

Sobre las causas que provocan los altos niveles de corrupción en la región, Salas apunta a dos que considera fundamentales.

“La fragilidad institucional que es producto del control excesivo del poder y que no permite el desarrollo de los organismos encargados de controlar a los funcionarios de gobierno y la desigualdad que afecta a la región donde cada vez vemos más ricos y muchos más pobres son parte del problema”, afirma el director para las Américas de Transparencia Internacional.

Salas enfatiza en que los escándalos de los Papeles de Panamá y Odebrecht han destapado dos de los principales promotores de la corrupción en América Latina.

“Sin embargo, pese a que es una muy mala noticia tiene un lado positivo. Ha logrado que jueces y fiscales que quieren hacer bien su trabajo impulsen investigaciones que logren no solamente denuncias y esclarecimientos sino también sanciones para los culpables”, afirma Salas.

Finalmente este experto reitera los objetivos del informe anual de Transparencia Internacional afirmando que se busca el accionar de la ciudadanía para detener la corrupción.

“En la medida en que se pueda reducir e idealmente erradicar la corrupción, van a haber mayores recursos para generar empleo e impulsar proyectos de desarrollo lo que beneficiará a la ciudadanía, porque de lo contrario son fondos que alimentan la corrupción”, finaliza Salas.

XS
SM
MD
LG