Enlaces para accesibilidad

Trabajadores de Pdvsa marcharon a favor de la compañía


La falta de inversión, la mala administración y la huida de miles de trabajadores de PDVSA han llevado la producción de petróleo en el país sudamericano a su nivel más bajo en casi siete décadas.

Trabajadores de la petrolera estatal venezolana PDVSA marcharon este jueves en Caracas para apoyar al presidente en disputa Nicolás Maduro.

La concentración buscó reiterar la posición de Maduro, quien alega que Estados Unidos quiere sacarlo del poder mediante un golpe de estado con la ayuda del líder de la opositora Asamblea Nacional (AN) Juan Guaidó, quien juró como presidente interino de Venezuela el 23 de enero pasado.

Guaidó tiene el apoyo de EE.UU., de la mayoría de los países de la región y del Parlamento Europeo.

Maduro, los líderes del partido gobernante Partido Socialista Unidos de Venezuela (PSUV) y los gobernadores de varios estados han multiplicado los actos públicos y las manifestaciones a favor del gobierno en respuesta a la fuerte presión internacional para que el disputado presidente abandone el poder.

La falta de inversión, la mala administración y la huida de miles de trabajadores de PDVSA han llevado la producción de petróleo del país miembro de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) a su nivel más bajo en casi siete décadas.

También puedes leer: EE.UU. impone sanciones a petrolera estatal venezolana PDVSA

Las sanciones impuestas por el gobierno de Donald Trump esta semana bloquearían 7.000 millones de dólares en activos de la compañía, más 11.000 millones de dólares en ingresos por exportaciones perdidas durante el próximo año.

Los trabajadores sostienen carteles durante una marcha en apoyo de la empresa petrolera estatal PDVSA. Caracas, Venezuela. Photo: AP
Los trabajadores sostienen carteles durante una marcha en apoyo de la empresa petrolera estatal PDVSA. Caracas, Venezuela. Photo: AP

Venezuela, que obtiene nueve de cada 10 dólares en exportaciones de petróleo, está experimentando su peor crisis económica marcada por cinco años de recesión y una espiral inflacionaria de más de un millón por ciento.

En el mar de dificultades, Venezuela ordenó a decenas de empleados expatriados que trabajan para Citgo Petroleum en los Estados Unidos que regresen a Caracas para fines de febrero, dijeron fuentes a Reuters.

Guaidó se juramentó presidente de su país el 23 de enero (2019), dos semanas después que el presidente Nicolás Maduro asumiera un segundo mandato, y después que la AN argumentara que la elección de mayo de 2018 que Maduro ganó, no fue justa porque a la mayoría de los candidatos de la oposición se les impidió participar o fueron boicoteados.

La AN, de mayoría opositora, alega que bajo la Constitución de Venezuela, la presidencia está vacante y por tanto, el jefe de Parlamento tiene derecho a asumir el cargo de presidente interino.

También puedes leer: Bolton se reúne con directivos de Citgo para asegurar que recursos de Venezuela "no sean despilfarrados"

Estados Unidos inmediatamente reconoció a Guaidó, y seguidamente lo hicieron una mayoría de los países del hemisferio occidental, entre ellos Canadá, en los días siguientes, otras naciones en Europa, así como Australia y Nueva Zelanda, también anunciaron su respaldo.

Un muñeco inflable del fallecido presidente, Hugo Chávez, afuera del palacio presidencial de Miraflores, durante una marcha en defensa de la petrolera estatal PDVSA. Caracas, Venezuela. Photo: AP
Un muñeco inflable del fallecido presidente, Hugo Chávez, afuera del palacio presidencial de Miraflores, durante una marcha en defensa de la petrolera estatal PDVSA. Caracas, Venezuela. Photo: AP

En una entrevista a Reuters, Guaidó aseguró que un cambio de gobierno en Venezuela favorecería a los dos principales acreedores extranjeros del país, Rusia y China.

"Lo que más conviene a Rusia y China es la estabilidad del país y un cambio de gobierno", afirmó el joven opositor, agregando que "Maduro no protege a Venezuela, no protege las inversiones de nadie y no es un buen negocio para esos países".

Afirmó que el gobierno venezolano sería "responsable" ante sus acreedores y tenedores de bonos y reveló que están evaluando cómo tomar el control de Citgo, la unidad estadounidense de la petrolera estatal PDVSA, el mayor activo extranjero de Venezuela, mientras el gobierno del presidente Trump intenta usar a la compañía como apalancamiento para derrocar a Maduro.

Bajo un futuro gobierno, PDVSA permanecerá en manos del estado, aseguró Guaido, y agregó que la principal prioridad sería recuperar la producción en el devastado sector petrolero.

Facebook Forum

XS
SM
MD
LG