Enlaces para accesibilidad

Tiroteo en El Paso investigado como terrorismo doméstico, estado pedirá pena de muerte


Rene Aguilar y Jackie Flores rezan por las víctimas del tiroteo masivo del sábado en un complejo comercial en El Paso, Texas, el domingo 4 de agosto de 2019.

El FBI investiga tiroteo masivo el sábado en un ocupado centro comercial de El Paso, Texas, como un caso de terrorismo doméstico, mientras fiscales del estado dicen que buscarán la pena de muerte para el sospechoso.

El fiscal estadounidense John Bash dijo el domingo en una conferencia de prensa en El Paso que el gobierno federal también está investigando el ataque en una plaza comercial con miras a presentar cargos federales por delitos de odio.

El fiscal de distrito del condado de El Paso, Jaime Esparza, dijo a los periodistas que el estado de Texas también planea solicitar la pena de muerte.

El presidente Donald Trump ordenó bajar a media asta las banderas en todo el país, en las instalaciones militares y en la casa Blanca hasta el jueves 8 de agosto, en honor de las víctimas de los tiroteos en El Paso, Texas, y en Dayton, Ohio, ocurridas con pocas horas de diferencia.

Por su parte, el jefe de policía en El Paso está vinculando un documento racista y antiinmigrante publicado en línea poco antes del tiroteo que mató a 20 personas a Patrick Wood Crusius, de 21 años, el hombre bajo custodia que se cree es el responsable del ataque.

Crusius, ha sido acusado de asesinato capital.

El jefe de policía de El Paso, Greg Allen, dijo a los periodistas el domingo que "tenemos que atribuir ese manifiesto directamente a él".

El documento publicado en línea expresa la preocupación del atacante respecto a que una afluencia de hispanos a los Estados Unidos reemplace a los votantes blancos que están envejeciendo, lo que podría convertir a Texas en azul (el color del Partido Demócrata) en las elecciones de 2020, ayudando a los demócratas a recuperar la Casa Blanca.

Cuando se le preguntó si el tiroteo fue un crimen de odio, Allen dijo que "está empezando a verse más sólidamente como que ese es el caso".

Un hombre armado armado con un rifle abrió fuego en una zona comercial de El Paso repleta de hasta 3.000 personas durante la temporada de regreso a la escuela, dejando 20 muertos y más de dos docenas de heridos, dijo la policía.

Lo que se conoce sobre las víctimas

Jordan Anchondo estaba entre los asesinados en El Paso, dijo su hermana, quien indicó que Anchondo aparentemente murió protegiendo a su hijo de 2 meses de la lluvia de balas.

Leta Jamrowski de El Paso habló con The Associated Press mientras paseaba por una sala de espera en el Centro Médico de la Universidad de El Paso, donde su sobrino de 2 meses estaba siendo tratado por fracturas de huesos, como resultado de la caída de su madre.

"Por las heridas del bebé, dijeron que lo más probable es que mi hermana intentara protegerlo", dijo. "Entonces, cuando le dispararon, lo estaba abrazando y se cayó sobre él, así que por eso se rompió algunos de los huesos. Así que prácticamente vivió porque ella le dio la vida".

Jordan, madre de tres hijos, y André Anchondo habían dejado a su hija de 5 años en una práctica de animadoras antes de ir a comprar útiles escolares el sábado en un Walmart en El Paso. Nunca regresaron.

Andre Anchondo continúa desaparecido. Los cuerpos de las víctimas todavía estaban en Walmart el domingo.

Heridos

Un funcionario del hospital en El Paso dice que al menos tres víctimas del tiroteo masivo en un mall de la ciudad que dejó 20 personas muertas permanecen en estado crítico.

El Dr. Stephen Flaherty dijo el domingo que un total de 11 víctimas fueron llevadas al Centro Médico Del Sol. Su edad oscilaba entre los 35 y los 82 años. Más de dos docenas de personas resultaron heridas en el tiroteo del sábado, algunas de las cuales fueron tratadas en otros lugares de la ciudad fronteriza de Texas.

Flaherty dijo a los periodistas que "varios de los pacientes" que reciben tratamiento en Del Sol deberán regresar al quirófano, posiblemente varias veces.

Jessica y Memo García

Jessica Coca García y su esposo Memo García, están entre los heridos del ataque en una zona comercial de El Paso, Texas, estaban allí para recaudar dinero para el equipo de béisbol de su hijo de 5 años.

Norma Coca, la madre de Jessica, dijo al canal de televisión KWCH, de Wichita, Kansas, que su hija y yerno estaban cerca de las puertas del Walmart el sábado por la mañana cuando les dispararon.

Coca, que vive en Salina, Kansas, dijo que su hija recibió tres disparos en la pierna y su yerno recibió dos disparos en la pierna y uno en la espalda. El sábado, la mujer dijo que su hija estaba en condición estable y que su yerno estaba en condición crítica.

El padre de Jessica Coca García, Don Coca, dijo que tienen familiares en el área de El Paso que pudieron estar con la pareja. "Ella solo estaba llorando ... Le dije que nuestras oraciones están con ellos y que estamos en camino", señaló Don Coca. El hijo de la pareja y la hija de 11 años también estaban en el Walmart, pero no fueron resultaron ilesos.

Mario De Alba

La página de Facebook de Mario De Alba, quien recibió un disparo en la espalda en El Paso y se informa que está en cuidados intensivos, lo muestra como un padre devoto de su hija Erika, de 10 años.

En una foto, tomada en una sala de estar, Erika forma con su mano un corazón frente a un centro de entretenimiento. En los estantes detrás de ella están las palabras FAMILIA y PAZ en negrita.

Una publicación de Facebook de un amigo cuya esposa está con ellos en el hospital dice: Mario es estable pero está en cuidados intensivos. Madre e hija están fuera de peligro.

Con información de AP y Reuters

Facebook Forum

XS
SM
MD
LG