Enlaces para accesibilidad

Tifón deja al menos seis muertos en Filipinas

  • Voz de América - Redacción

El paso del tifón Nock-Ten dejó fuertes inundaciones en Quezon city, al norte de Manila, la capital de Filipinas.

El tifón tocó tierra el domingo por la tarde en la remota isla de Catanduanes, con ráfagas de viento de hasta 255 kph.

Al menos seis personas murieron a causa del tifón Nock-Ten que arruinó las festividades de Navidad en Filipinas.

Los fuertes vientos y las lluvias dejaron sin electricidad a cinco provincias en plenas celebraciones navideñas y dejó varados a unos 12.000 viajeros en el bastión católico de Asia. Más de 380.000 personas tuvieron que suspender las celebraciones navideñas en casa para irse a refugios y otras zonas seguras.

El tifón tocó tierra el domingo por la tarde en la remota isla de Catanduanes, con ráfagas de viento de hasta 255 kph.

Un granjero murió por el golpe de un árbol derribado en la provincia de Quezon, y otras tres personas -incluida una pareja arrastrada por una inundación- murieron en la provincia de Albay, al sureste de Manila, después de que el tifón tocara tierra, indicó la policía.

El tifón Nock-Ten, conocido en la zona como Nina, avanzó después hacia el oeste a través de provincias insulares y montañosas, dañando hogares, arrancando árboles y suspendiendo las comunicaciones.

Aunque se debilitó ligeramente, el lunes por la mañana la tormenta aún tenía vientos sostenidos de hasta 120 kilómetros (74 millas) por hora y ráfagas de 180 kph (111 mph), según los meteorólogos del gobierno, a su paso sobre las populosas provincias de Batangas y Cavite, al sur de Manila.

Un carguero con un número indeterminado de tripulantes pidió ayuda por radio cuando empezó a zozobrar cerca de Batangas, mientras que otro quedó varado y volcado de costado en la localidad de Mabini, indicó la Guardia Costera, que envió barcos a rescatar a los tripulantes de las dos embarcaciones.

Se trata de uno de los tifones más fuertes que golpean Filipinas desde que el tifón Haiyan dejara más de 7.300 muertos y desaparecidos en 2013. Sin embargo, a las autoridades en algunas provincias les costó convencer a la gente de que abandonara sus celebraciones y acudiera a los refugios antes de que llegara la tormenta. En algunos lugares se impusieron evacuaciones forzosas.

XS
SM
MD
LG