Enlaces para accesibilidad

May reprueba comentarios de Trump sobre supremacistas blancos

  • Voz de América - Redacción

El presidente de EE.UU., Donald Trump, escolta a la primera ministra del Reino Unido, Theresa May, después de una reunión en la Casa Blanca, en Washington, el 27 de abril de 2017.

La primera ministra británica, Theresa May, dijo el miércoles que no había equivalencia entre los fascistas y los que se oponen a ellos, una poco común reprobación al presidente estadounidense, Donald Trump, por uno de sus aliados extranjeros más cercanos.

Trump provocó tensiones después de una manifestación mortal de supremacistas blancos en Charlottesville, Virginia, el sábado, al insistir en que los contra-manifestantes también tenían la culpa, atrayendo la condena de algunos líderes republicanos y elogios de los grupos blancos de extrema derecha.

"No hay equivalencia, no veo ninguna equivalencia entre los que proponen puntos de vista fascistas y los que se oponen a ellos y creo que es importante para todos aquellos en cargos de responsabilidad condenar las opiniones de la extrema derecha dondequiera que las escuchamos", dijo May a los periodistas cuando se les preguntó sobre la postura de Trump.

El lunes, el portavoz de May había dicho que mientras que Gran Bretaña condenaba el racismo, lo que el presidente estadounidense dijo fue "asunto suyo".

May ha sido ampliamente criticada por los opositores políticos internos por sus esfuerzos para cultivar estrechos vínculos con Trump, a quien visitó en la Casa Blanca días después de su toma de posesión e invitado a una visita de Estado a Gran Bretaña.

Su comentario abiertamente crítico el miércoles fue un cambio inesperado de May, que está dispuesta a cimentar lo que ella y muchos otros británicos ven como una "relación especial" entre Londres y Washington mientras Gran Bretaña se prepara para salir de la Unión Europea.

La invitación a Trump para hacer una visita de Estado a Gran Bretaña provocó una controversia inmediata en el país cuando el jefe de Estado estadounidense anunció su prohibición ampliamente criticada de viajar desde países de mayoría musulmana pocas horas después de que May dejara la Casa Blanca.

La postura de Trump sobre la violencia en Charlottesville atrajo renovados llamamientos para cancelar la visita estatal de Trump, que sería organizada por la reina Isabel y que involucraría una espléndida pompa.

May había rechazado llamadas similares después de anteriores controversias relacionadas con Trump.

"Donald Trump ha demostrado que no puede separarse de los supremacistas de extrema derecha y raciales", dijo Vince Cable, líder de la oposición liberal demócrata. "Sería completamente erróneo que este hombre visitara el Reino Unido en una visita de Estado".

No se ha anunciado ninguna fecha para la visita.

Facebook Forum

XS
SM
MD
LG