Enlaces para accesibilidad

The Lancet: menos carne y huevos-- y más verduras


Expertos concluyeron algo que se sabe desde hace décadas: hay que reducir drásticamente el consumo de carnes rojas y duplicar el consumo de frutas y verduras.

La forma en que la humanidad produce y consume alimentos debe cambiar radicalmente para evitar millones de muertes y daños "catastróficos" en el planeta, según un estudio publicado el jueves.

La clave para ambos objetivos es un cambio dramático en la dieta global, aproximadamente la mitad de azúcar y carne roja, y el doble de verduras, frutas y nueces, un consorcio de tres docenas de investigadores concluyó en la revista médica The Lancet.

"Estamos en una situación catastrófica", dijo a la AFP el coautor Tim Lang, profesor de la Universidad de Londres y líder de políticas de la Comisión EAT-Lancet que compiló el estudio de 50 páginas.

Actualmente, casi mil millones de personas pasan hambre y otros 2 mil millones están comiendo demasiados alimentos equivocados, causando epidemias de obesidad, enfermedades cardíacas y diabetes.

Las dietas poco saludables representan hasta 11 millones de muertes prematuras evitables cada año, según el informe más reciente de Global Disease Burden.

La agricultura, que ha transformado casi la mitad de la superficie terrestre del planeta, también consume alrededor del 70 por ciento del suministro mundial de agua dulce.

"Para tener alguna posibilidad de alimentar a 10 mil millones de personas en 2050 dentro de los límites planetarios", los límites de la capacidad de la Tierra para absorber la actividad humana, "debemos adoptar una dieta saludable, reducir el desperdicio de alimentos e invertir en tecnologías que reduzcan los impactos ambientales", dijo a la AFP Johan Rockstrom, director del Instituto Potsdam para la Investigación del Impacto del Cambio Climático.

La piedra angular de "la gran transformación de los alimentos" que se pide en el estudio es una dieta humana de aproximadamente 2.500 calorías por día.

"No estamos diciendo que todos tienen que comer de la misma manera", dijo Lang por teléfono. "Pero en términos generales, especialmente en el mundo rico, significa una reducción de la carne y los productos lácteos, y un aumento importante en el consumo de plantas".

Para la mayoría de las naciones ricas, y muchas otras emergentes, como China y Brasil, esto representaría una reducción drástica de cinco a diez veces.

Los productos lácteos también se limitan a aproximadamente una taza (250 gramos) de leche entera, o su equivalente en queso o yogur, por día, y solo uno o dos huevos por semana.

Al mismo tiempo, la dieta requiere un aumento de más del 100 por ciento en las legumbres como guisantes y lentejas, junto con verduras, frutas y frutos secos.

Como era de esperarse, el informe generó fuertes reacciones de la industria ganadera y lechera.

"Es para crear la máxima atención, pero debemos ser más responsables cuando hacemos recomendaciones dietéticas serias", dijo Alexander Anton, secretario general de la European Dairy Association, y señaló que los productos lácteos están "llenos" de nutrientes y vitaminas.

Christopher Snowdon, del Instituto de Asuntos Económicos de Londres, dijo que el informe "revela la agenda completa de los activistas de la niñera-estado".

"La pregunta es: ¿viene esto por crisis, o empezamos a planearlo ahora?"

"Necesitamos que los gobiernos ayuden a acelerar el cambio al alinear las pautas dietéticas nacionales con los requisitos saludables y sostenibles, y al reutilizar los subsidios agrícolas", dijo el Consejo Empresarial Mundial para el Desarrollo Sostenible, en un comunicado.

Facebook Forum

XS
SM
MD
LG