Enlaces para accesibilidad

Aumenta tensión entre Washington y Ankara

  • Voz de América - Redacción

Personas esperan frente a la entrada de la Embajada de los Estados Unidos en Ankara, Turquía, el 9 de octubre de 2017.

El ministro de Justicia de Turquía expresó el lunes su esperanza de que Estados Unidos revise la suspensión de emisión de visados a ciudadanos turcos, tras el arresto de un empleado del consulado estadounidense la semana pasada, asegurando que se trata de un asunto local.

"Es inaudito, incluso en los peores momentos entre los dos países, tal cosa no había pasado antes", dijo el politólogo turco Cengiz Aktar.

La disputa estalló con la detención por cargos de terrorismo de Metin Topuz la semana pasada, un empleado local en el consulado de Estambul.

Los fiscales turcos acusan a Topuz de estar vinculado a los seguidores del clérigo estadounidense Fethullah Gulen, a quienes culpan de estar detrás de un fracasado golpe de estado el año pasado.

Washington condenó la presentación de cargos contra el empleado turco asegurando que carece de fundamentos y anunció el domingo la suspensión de sus servicios de visas no migratorias en Turquía, al tiempo que anunció la reevaluación del compromiso de Ankara con la seguridad de sus misiones y su personal.

Horas más tarde, Turquía anunció la adopción de las mismas medidas contra los ciudadanos estadounidenses. Estas decisiones causaron agitación en los mercados turcos, con una caída de un 2,4 por ciento de la lira y de un 4,7 por ciento en el índice bursátil principal.

“Si se trata de un asunto de seguridad, entonces se adoptarán los pasos necesarios, pero si tiene que ver con el arresto de el empleado del consulado, entonces es una decisión tomada por la justicia turca”, dijo el ministro de Justicia, Abdulhamit Gul, al canal de televisión A Haber.

“Juzgar a un ciudadano turco por un delito cometido en Turquía es nuestro derecho. Espero que Estados Unidos revise esta decisión con este enfoque”, agregó.

El lunes, el Ministerio de Relaciones Exteriores de Turquía convocó al jefe adjunto de la misión de Estados Unidos y, según un informes de los medios de comunicación locales, exigió "alivio inmediato" de la restricción de Washington a la emisión de visados.

Umit Yalcin, subsecretario del Ministerio de Asuntos Exteriores turco, al parecer habló por teléfono con el embajador de EE.UU. John Bass.

John Bass, embajador de EE.UU. en Turquía, habla durante una conferencia de prensa en Tbilisi, 28 de junio de 2012
John Bass, embajador de EE.UU. en Turquía, habla durante una conferencia de prensa en Tbilisi, 28 de junio de 2012

Las tensiones podrían aumentar aún más con la Oficina de Fiscales de Estambul anunciando que se ha emitido una nueva orden de arresto contra otro empleado local en el consulado de Estambul, y que la esposa y el hijo del hombre buscado han sido detenidos.

"Esta crisis acaba de entrar en un nuevo nivel en medio de las crecientes tensiones entre Ankara y Washington", agregó el politólogo Aktar. "Turquía está exigiendo muchas cosas de la administración estadounidense. Esta crisis es una suma de todas estas cuestiones pendientes ".

Consideraciones políticas

Ankara está expresando cada vez más su frustración por el fracaso de Washington de extraditar a Gulen, cuyos seguidores son culpados por el golpe de estado fallido del año pasado en Ankara. Pero Washington insiste en que la extradición es asunto de los tribunales. El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, considera que tales explicaciones son una excusa, alegando que Turquía ha enviado a muchas personas buscadas a Estados Unidos.

La disputa está resucitando sospechas ampliamente expresadas en los medios de comunicación progubernamentales de que Washington habría estado involucrado en el señalado golpe de estado, un cargo que niega Estados Unidos niega con firmeza.

Las sospechas de Washington crecen que la detención del personal local podría ser impulsada políticamente.

Once ciudadanos estadounidenses han sido detenidos en relación con el fracasado golpe de estado del año pasado en Turquía, incluyendo al pastor Andrew Brunson, quien el lunes vio su primer año en la cárcel sin ser acusad formalmente.

Erdogan apareció el mes pasado para vincular directamente la detención de Brunson al caso Gulen.

Hasta ahora, las tensiones bilaterales entre los aliados de la OTAN se habían mantenido fuera del escenario público.

Aliados entrelazados

"Creo que ahora estamos tan cerca como siempre hemos estado", dijo por su parte el presidente estadounidense Donald Trump el mes pasado sobre las relaciones con Turquía, mientras se reunía con Erdogan. "Él está [Erdogan] dirigiendo una parte muy difícil del mundo. Francamente, está obteniendo altas calificaciones ", agregó Trump.

Pero la erupción de las tensiones entre Estados Unidos y Turquía en el escenario de lo público, perjudicó la economía turca.

"La decisión de los Estados Unidos en materia de visados contra Turquía es un acontecimiento muy desafortunado", escribió la Asociación Turca de Empresas e Industrias (TUSIAD), que representa a las empresas más grandes de Turquía, "Esta crisis debe ser aliviada para fomentar la confianza mutua y el diálogo constructivo. Entonces, los desacuerdos deben ser resueltos en el más rápido tiempo posible".

Pero las consecuencias a largo plazo de las actuales tensiones podrían ser de gran alcance, "Creo que los Estados Unidos está revisando muy seriamente su asociación en la región. Estructuralmente los dados son arrojados, pero la administración americana, los republicanos y los demócratas no consideran a Turquía como un socio confiable ", argumentó el politólogo Aktar. "El reto para Washington es no meter a Turquía en el regazo de Moscú".

En última instancia, los observadores predicen que el verdadero ganador de la disputa actual será el presidente ruso Vladimir Putin, quien ha estado trabajando duro para sacar a Turquía como socio OTAN.

Facebook Forum

XS
SM
MD
LG